top of page

8 Cosas que sucederán cuando entregues tu corazón a Dios






 

 

El poder del pensamiento y el diálogo interno en las mañanas es muy importante. Las cosas en las que pensamos al principio del día son, con mayor frecuencia, las que marcarán la pauta para todo el día. Por lo tanto, es importante que tengamos a nuestra disposición, ya sea en la mente, en papel, pegados en nuestros espejos o en nuestros planificadores, algunos aforismos o proverbios, algún versículo que nos inspire. Esto ayudará a proporcionar una referencia rápida y una influencia positiva a lo largo del día. Hoy te hablaré de 8 cosas increíbles que suceden cuando le entregas tu corazón a Dios.


Número 1: Encuentras la paz. Cuando le das tu corazón a Dios, dejas de preocuparte por todo lo que no puedes controlar. Empiezas a confiar. Sabes que tu corazón está en un lugar seguro y encuentras consuelo al saber que tu Dios nunca te dejará ni te desamparará. Te das cuenta de que has estado confiando en las cosas o en las personas equivocadas y, en lugar de sentirte confundido al tratar de comprender el mundo con tanta desesperación, preguntándote qué dirección tomar, encuentras calma y paz. Estás protegido y amado, incondicionalmente, por tu Salvador. "Y la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús." Filipenses 4:7.


Número 2: Te sientes fuerte. Dar tu corazón a Dios te da poder; Él promete protegerte, pero también te fortalece en su palabra. No dejas de confiar en ti mismo o en otras personas para guiar tu corazón y tus decisiones. Te das cuenta de que Él ha estado preparando tu camino todo este tiempo. Y cuando confías en Él para que tome el control, te ame y te dirija, encuentras fuerza no solo en Él, sino en ti mismo.


Número 3: Comienzas a poner valor en los lugares y personas correctas. A veces, nos envolvemos en el mundo, nos enredamos en relaciones románticas, caemos en hábitos y patrones con las personas equivocadas, comenzamos a ver nuestras cosas y nuestras posesiones como una medida de nuestro valor. Pero Dios ve todo lo contrario; Él sabe que las cosas materiales de este mundo no significan nada, Él sabe que nuestro verdadero valor está en el lugar donde vamos después de esta vida y en Él. Al ver el valor de nuestras almas en lugar de nuestros cuerpos temporales, cuando le das tu corazón a Dios, comienzas a valorar las relaciones que te construyen, comienzas a ver el valor de tu personalidad, en la forma en que te ama y te conecta con los demás. En lugar de las cosas que posees o el dinero que ganas, aprendes que al final, cuando pasas a la siguiente vida, lo que importa es quién eres realmente, "porque donde está tu tesoro, allí estará también tu corazón." Mateo, capítulo 6, versículo 21.


Número 4: Te sientes renovado. Dar tu corazón a Dios significa una nueva vida, un nuevo propósito, un nuevo sentido. Significa dejar tus preocupaciones terrenales y confiar en Él para que te guíe. Si la persona que amabas dejara de ser preocupante, pero cuando pones tu fe en Dios, sabes que no importa lo que pase, bueno o malo, Él te cuida, te ha llevado donde se supone que debes estar y no te dejará ni te abandonará. "No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta." Romanos, capítulo 12, versículo 2.


Número 5: Encuentras la verdadera felicidad. La felicidad no se basa en tus propios dones o talentos que tengas. La verdadera felicidad se encuentra en Cristo, confiando en Él, viviendo como Él, permitiendo que su propósito trabaje en tu vida. Cuando le das tu corazón a Dios, te satisfaces con todo lo que Él proporciona, con todas las oraciones que responde y con todas las formas en que no te da lo que pides, sino que te bendice con algo aún mejor cuando llega el momento. "Deléitate en el Señor, y Él te concederá los deseos de tu corazón." Salmo 37, versículo 4.


Número 6: Eres rescatado del dolor. No hay obstáculo demasiado grande, ninguna carga demasiado pesada, ningún dolor demasiado profundo para nuestro Dios. Recuerda que cuando entregues tu corazón, Él te salvará de todo lo que enfrentas, te levantará de la oscuridad y te llevará a la luz, no importa cuán perdido, triste o derrotado te sientas, en Él volverás a levantarte. "El Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los contritos de espíritu." Salmo 34, versículo 18.


Número 7: Experimentas el verdadero amor. El amor terrenal es imperfecto, lleno de egoísmo e infidelidad, mentiras y promesas rotas, desconfianza y miedo. Sí, el amor humano puede ser imperfecto, pero la forma más hermosa de amor proviene de Dios y de su amor inquebrantable por nosotros. Cristo murió por ti y cuando eliges entregarle tu corazón a Dios, Él te hace sentir ese maravilloso, completo y perfecto amor. Todos tus días estás eligiendo ser salvado por su gloria y fortalecido por su espíritu. "Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros." Romanos, capítulo 5, versículo 8.


Número 8: No hay miedo. Somos seres imperfectos, habrá días en los que nos sintamos nerviosos, tímidos y con miedo. Pero cuando confiamos en Dios con todo nuestro corazón, sabemos que Él es nuestro luchador, nuestro padre, nuestra ayuda, nuestro castillo fuerte, nuestro apoyo para siempre. Claro, todavía tendremos situaciones difíciles, pero al menos sabemos que no estamos solos; todos los días Él nos fortalecerá, todos los días nos recordará su poder y todos los días nos alentará a caminar por esta tierra con la frente en alto, felices y sin miedo. Que Dios te bendiga.


Oremos: Querido Señor, me entrego enteramente a ti hoy. Te doy mis manos para que hagas tu trabajo, te doy mis pies para seguir tu camino, te entrego mis ojos para ver lo que quieres que vea, te doy mi boca para hablar lo que tú quieres que hable, te concedo mi mente para que pueda pensar en ti y en poner pensamientos positivos y alentadores, te doy mi espíritu para que obres en él, pero sobre todo te entrego mi corazón para que puedas hacer tu voluntad, para que seas Tú quien viva, reine y me acompañe por siempre. En el nombre de Jesús, Amén.


Esta y otras oraciones están disponibles ahora mismo en YouTube, Facebook o Instagram, búscame como consejero espiritual. Que Dios te bendiga.

533 visualizaciones6 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

6 Comments


Unknown member
Feb 21

Amen 🙏🏻

Like

Unknown member
Feb 13

Amén toma mi vida guía cada uno de mis pasos mis pensamientos y desiciones toma mi corazón señor y has tu santísima voluntad

Like

Unknown member
Feb 09

Hermosa sexta reflexionar 💭

Like

Unknown member
Feb 09

Gracias gracias gracias mi consejero espiritual 💝🙏🙏🙏 amen bendiciones

Like

Unknown member
Feb 09

Dios te bendiga Sergio Andres

Like
bottom of page