top of page

Oración en la angustia


Jesus se arrodilla para orar
Jesus intercede por nosotros

Queridos amigos y amigas


Hoy nos adentramos en un devocional que aborda una realidad innegable: la angustia, un sentimiento que puede envolvernos en momentos difíciles de la vida. Sabemos que muchos de ustedes enfrentan desafíos emocionales y que buscan encontrar alivio y calma en medio de la tormenta.


Constantemente, me llegan correos y mensajes de personas que están atravesando momentos de tristeza y angustia en sus vidas. Quiero que sepan que sus sentimientos son válidos y que comprendo profundamente lo difícil que puede ser enfrentar esos momentos.

Sé que la tristeza y la angustia pueden pesar mucho en el corazón, y quiero que sepan que no están solos en este camino. A través de este devocional, quiero ofrecerles un espacio de apoyo y comprensión, donde juntos podamos encontrar consuelo y esperanza en medio de la oscuridad.


Es normal sentirse triste y angustiado en ciertas etapas de la vida. Cada uno de nosotros enfrenta desafíos únicos, y a veces, puede parecer abrumador. Pero quiero recordarles que hay luz al final del túnel y que la esperanza siempre está presente.


A través de este devocional, exploraremos diferentes maneras de encontrar alivio en medio de la tristeza. Hablaremos sobre la importancia de la oración y cómo cambiar nuestro enfoque mental puede ser útil para enfrentar esos momentos difíciles.


Que este devocional sea un refugio de consuelo y esperanza para todos aquellos que están atravesando momentos de tristeza y angustia. Los abrazo con cariño y oraciones, y juntos encontraremos la fortaleza para seguir adelante.


 

¿Por qué sientes angustia?


Te invito a que te sumerjas en tu interior y reflexiones sobre este sentimiento que puede abrumarte en diferentes momentos de la vida.


Puede ser que la angustia tenga sus raíces en situaciones difíciles que estás enfrentando: problemas en tus relaciones, preocupaciones financieras, desafíos laborales o problemas de salud. También es posible que surja sin una razón aparente, como una sensación generalizada de inquietud.


Te animo a que te tomes un tiempo para buscar en lo más profundo de tu ser. ¿Hay emociones reprimidas o situaciones sin resolver que estén contribuyendo a este sentimiento? Permítete explorar tus pensamientos y sentimientos sin juzgarte a ti mismo.


A veces, entender el origen de nuestra angustia puede ser un proceso que requiere paciencia y comprensión. No tengas miedo de enfrentar tus emociones y de ser honesto contigo mismo. Es en ese proceso de introspección donde podemos encontrar respuestas y sanar heridas internas.


Quiero compartir contigo un ejercicio práctico que te puede ayudar a liberar la angustia y encontrar un momento de paz interior. Te invito a realizar esta sencilla práctica cuando te sientas abrumado por la angustia:


Encuentra un lugar tranquilo: Busca un espacio donde puedas estar a solas contigo mismo, lejos de distracciones y ruidos externos. Puede ser un rincón acogedor en tu hogar, un parque cercano o cualquier lugar donde te sientas cómodo.


Cierra los ojos y respira profundamente: Toma un momento para cerrar los ojos y concentrarte en tu respiración. Inhala lentamente por la nariz y exhala suavemente por la boca. Siente cómo tu cuerpo se relaja con cada respiración.


Observa tus pensamientos: Permítete observar tus pensamientos sin juzgarlos. Deja que fluyan como nubes en el cielo. Si llegan pensamientos angustiantes, simplemente déjalos ir sin aferrarte a ellos.


Visualiza una luz sanadora: Imagina una luz cálida y brillante que te envuelve completamente. Esta luz representa el amor y la compasión de Dios. Siente cómo esa luz penetra en cada rincón de tu ser, disipando la angustia y trayendo calma.


Expresa tus sentimientos en una carta: Toma papel y lápiz y escribe una carta a Dios o a ti mismo, expresando tus sentimientos de angustia y preocupación. Sé honesto y sincero en tus palabras. Luego, puedes guardar la carta o incluso quemarla como un acto simbólico de liberación.


Agradece y confía: Finaliza el ejercicio agradeciendo por el tiempo de reflexión y liberación de la angustia. Confía en que estás siendo escuchado y que estás siendo sostenido por un amor mayor que te acompaña en todo momento.


Espero que este ejercicio te ayude a encontrar momentos de paz y alivio en medio de la angustia. Deja que la luz del amor divino te guíe y te sostenga en tu caminar.


 

No te preocupes por el mañana


Vive el aquí y el ahora. La angustia suele presentarse en forma de futuro incierto, de preocupaciones por lo que está por venir. Sin embargo, quiero recordarte que aunque no puedas controlar el futuro, sí puedes cambiar tu enfoque y encontrar paz en el presente.


A veces, nos perdemos en preocupaciones y ansiedades sobre lo que está por venir, olvidando que lo único que realmente tenemos es el presente. Enfocarnos demasiado en el futuro puede robarnos la oportunidad de disfrutar y apreciar el momento presente.

Te invito a practicar la atención plena, a ser consciente de cada instante que vives.


Aprovecha cada experiencia, cada risa, cada abrazo, cada momento de tranquilidad. Permítete estar presente y disfrutar de las pequeñas bendiciones que la vida te ofrece.

Recuerda que muchas veces nuestras preocupaciones sobre el futuro son fruto de nuestra imaginación, y pueden llevarnos a sentir angustia innecesaria. En lugar de preocuparte, confía en que Dios está contigo en cada paso de tu camino y que te guiará en el momento adecuado.


Si sientes que la angustia te abruma, toma un momento para cambiar tu enfoque. Practica la gratitud, enfócate en lo que tienes en este momento y agradece por ello. Acepta que no puedes controlar todo, pero sí puedes elegir cómo enfrentar cada situación.

Te animo a que encuentres formas de cuidar de ti mismo y de tu bienestar emocional. Busca apoyo en tu fe, en la oración y en la meditación. Rodéate de personas que te brinden amor y comprensión.


Recuerda que eres fuerte y que puedes enfrentar cualquier desafío que se presente en tu camino. Confía en que Dios tiene un propósito para ti y que cada paso que des está guiado por Su amor y sabiduría.


Vive el presente con esperanza y confianza, sabiendo que cada día es una oportunidad para crecer y ser feliz. Deja de preocuparte por lo que está por venir y enfócate en lo que tienes en este momento.


 

Oremos


Querido Dios,


En este momento de angustia y preocupación, elevo mi corazón hacia Ti buscando consuelo y paz. Reconozco que la angustia se presenta en forma de futuro, y me siento abrumado por las incertidumbres que enfrento.


Hoy, te pido que me ayudes a cambiar mi enfoque y a vivir el aquí y el ahora. Ayúdame a confiar en que Tú estás conmigo en cada paso de mi camino y que tienes un plan para mi vida.


Te pido que me llenes de tu paz que trasciende todo entendimiento. Líbrame de la angustia innecesaria y permite que mi corazón encuentre descanso en tu amor.


Dame la sabiduría para aceptar las cosas que no puedo cambiar y la fortaleza para enfrentar los desafíos que se presenten en mi camino. Ayúdame a ser consciente del momento presente y a encontrar gratitud en cada experiencia de la vida.


Encomiendo mis preocupaciones y ansiedades a tus manos, sabiendo que tú eres mi refugio y mi fortaleza. Ayúdame a dejar de preocuparme po el mañana y a confiar en que Tú cuidas de mí en cada momento.


Gracias, Dios, por tu amor incondicional y por estar siempre a mi lado. En ti encuentro esperanza y consuelo, y sé que puedo enfrentar cualquier situación con tu ayuda.


Que tu paz que sobrepasa todo entendimiento llene mi corazón y me guíe en mi camino. Te lo pido en el nombre de tu amado Hijo, Jesús.


Amén.


 

Queridos,


Hoy, en medio de la angustia y las preocupaciones, quiero hacerles un fuerte llamado a confiar en Dios. Sé que a veces la vida puede ser abrumadora y los desafíos parecen insuperables, pero quiero recordarles que tenemos un Padre celestial que nunca nos abandona.


Es natural sentir miedo y ansiedad ante lo desconocido, pero quiero que sepan que en medio de la tormenta, Dios es nuestra roca, nuestra fortaleza y nuestro refugio. Él es aquel que nos sostiene en cada paso del camino, incluso cuando las circunstancias parecen desalentadoras.


Confía en que Dios tiene un plan para ti, y aunque las cosas puedan no estar claras en este momento, Él está obrando en tu vida para bien. No importa cuán oscuro sea el camino, Su luz siempre te guiará hacia adelante.


Encomienda tus preocupaciones y temores a Él, y permite que Su amor y cuidado te llenen de paz y esperanza. Él te ha sostenido en el pasado, y lo seguirá haciendo en el futuro.

Confía en que Él tiene el control de cada situación y que en Su amor infinito, Él proveerá lo que necesitas en el momento adecuado. No te desanimes ni permitas que la angustia te consuma, porque Dios está contigo, siempre.


Que en los momentos difíciles, puedas encontrar consuelo en Su presencia y refugio en Sus brazos amorosos. No importa cuán grande sea la tormenta, Él te protegerá y te guiará hacia la calma.


Hoy te invito a confiar en Dios con todo tu corazón y a entregarle tus cargas y preocupaciones. Él te ama incondicionalmente y está siempre dispuesto a escuchar tus plegarias y sostener tu mano en cada paso del camino.


Confía en que en Su amor y bondad, encontrarás la fuerza para superar cualquier adversidad y la esperanza para enfrentar el futuro con valentía.


 

Amados de Dios,


Ha sido un privilegio compartir este devocional sobre "Oración en la angustia" con todos ustedes. Agradezco de corazón que hayan llegado hasta el final, dedicando tiempo para reflexionar y buscar esperanza en medio de la angustia.


Los animo a compartir este devocional con aquellos que puedan necesitar palabras de consuelo y fortaleza. Si les ha sido de ayuda, no duden en darle "me gusta" y dejar sus comentarios en la página.


Con el favor divino mañana continuaremos con la segunda parte de este importante tema, donde exploraremos aún más formas de encontrar paz y esperanza en medio de las dificultades.


Recuerden que no están solos en sus luchas y desafíos. Dios está siempre con ustedes, dispuesto a escuchar sus plegarias y a brindarles Su amor incondicional.


Que la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento les acompañe en cada paso de su camino. Hasta mañana.


Con gratitud y amor,

Sergio Andres tu Consejero Espiritual

533 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments


Unknown member
Jul 29, 2023

Amén, Gloria a Dios, gracias Dios por tus bendiciones y tu misericordia, gracias señor Jesús por caminar conmigo.

Like

Unknown member
Jul 28, 2023

Amén 🙏

Like
bottom of page