top of page

Bienvenido Octubre



En las brumosas mañanas de octubre, cuando el aroma del café se mezcla con el crujido de las hojas caídas, nos encontramos en un momento de transición.


El calendario nos guía hacia el final del año, y en este viaje, nuestras necesidades humanas se revelan como hilos que tejen el tapiz de nuestra existencia. A medida que el sol se oculta un poco antes y las noches se alargan, también nosotros buscamos una luz que ilumine nuestro camino.


Y en el trajín de la vida cotidiana, es fácil perder de vista nuestras necesidades más profundas. La necesidad de amor y conexión, la necesidad de propósito y significado, la necesidad de paz interior y esperanza.


Octubre, este mes de transición, nos ofrece la oportunidad de sintonizar con estas necesidades esenciales, de renovar nuestra relación con lo divino y con nosotros mismos.


Imaginen por un momento un jardín. Octubre es como ese punto medio entre la siembra y la cosecha. Requiere cuidado, atención y fe en que lo que se sembró dará frutos.


Similarmente, nuestras necesidades humanas son las semillas de nuestro ser, y octubre es el momento de regarlas con gratitud y contemplación.


En este devocional, nos sumergiremos en las profundidades de nuestras necesidades humanas, explorando cómo se entrelazan con nuestra espiritualidad.


A través de historias inspiradoras, reflexiones conmovedoras y prácticas espirituales, navegaremos por los océanos de nuestras emociones y deseos, guiados por la brújula de la fe y la sabiduría.


Asi pues, queridos, los invito a embarcarse en este viaje espiritual en octubre. Abran sus corazones y mentes a la posibilidad de descubrir nuevas capas de significado en sus vidas. Permitan que este devocional sea una guía en su camino, una luz en la oscuridad y un recordatorio amoroso de que, incluso en medio de las incertidumbres, nuestras necesidades más profundas pueden ser satisfechas.


Que este octubre sea un mes de renovación, de conexión y de crecimiento espiritual. ¡Bienvenidos a bordo!

 

En octubre o en cualquier otro mes, ¿quién no necesita motivación para enfrentar los desafíos y abrazar las oportunidades que la vida nos presenta?


En las esquinas de octubre, donde los días se vuelven más cortos y las noches más largas, a menudo nos encontramos luchando contra la monotonía de la rutina diaria. En estos momentos, la necesidad de motivación se convierte en un faro luminoso que nos guía a través de la neblina del cansancio y la complacencia. La vida, con sus giros y vueltas inesperadas, a veces nos presenta retos que parecen insuperables y nos invita a cruzar umbrales desconocidos. En tales momentos, la motivación se convierte en nuestro compañero de viaje más fiel.


La motivación no es solo un impulso temporal, sino un fuego interno que arde en nuestros corazones. Es la chispa que enciende nuestra determinación y nos impulsa a seguir adelante, incluso cuando el camino parece oscuro e incierto. En octubre, cuando los árboles arrojan sus hojas y la naturaleza misma se prepara para el descanso invernal, encontramos la fuerza para renovarnos. Esta energía renovada nos impulsa a reevaluar nuestros objetivos, a soñar en grande y a perseguir nuestras pasiones con una intensidad renovada.


La motivación no se trata solo de alcanzar metas externas; también se trata de cultivar la confianza en uno mismo y el amor propio. Es un recordatorio constante çde que somos capaces de superar cualquier obstáculo y de alcanzar alturas que ni siquiera imaginamos. La motivación nos insta a mirar hacia adelante con esperanza, a creer en nuestras habilidades y a tomar medidas audaces hacia nuestros sueños.


En este octubre, y en cada mes que sigue, recordemos que la motivación no es solo un recurso externo que buscamos, sino una fuerza interna que reside en cada uno de nosotros. Es un regalo divino que nos impulsa a crecer, a aprender y a evolucionar. No importa cuán desafiante sea el camino que enfrentemos, la motivación nos recuerda que somos más fuertes de lo que creemos y que tenemos el poder de transformar nuestras vidas.


Así que, en octubre o en cualquier otro mes, permitámonos ser guiados por la llama de la motivación. Cultivemos esa pasión ardiente que nos impulsa a levantarnos cada mañana con un sentido renovado de propósito. Que encontremos inspiración en las pequeñas cosas, en los momentos cotidianos que nos recuerdan la belleza de la vida y la alegría de estar vivos.


Que este mes sea un recordatorio de que, con motivación en nuestros corazones y fe en nuestras almas, podemos superar cualquier desafío y abrazar cada oportunidad con valentía y gratitud. ¡Que octubre sea un mes lleno de motivación, crecimiento y logros para cada uno de nosotros.

 

Palabras de Dios:


"Amados hijos e hijas,


En este octubre, los veo mientras navegan por las aguas de la vida, enfrentando desafíos y celebrando victorias. Cada uno de ustedes es una creación preciosa, tejida con amor y cuidado en los hilos del tiempo. No hay un solo día en el que estén solos, porque estoy con ustedes, en cada alegría y en cada lágrima.


Recuerden, la motivación que buscan está dentro de ustedes. Es como una semilla plantada en su alma, esperando florecer con el poder del amor, la fe y la perseverancia. A menudo, pueden sentirse abrumados por las preocupaciones del mundo, pero les digo que dentro de ustedes reside una fuerza inquebrantable.


En los días oscuros y en los días de luz, en las horas de desesperación y en los momentos de alegría desenfrenada, estoy aquí, sosteniéndolos con mi amor infinito. Cuando sientan que la motivación se desvanece, miren hacia adentro. Allí encontrarán mi amor, mi guía y mi inspiración.


No se desanimen por los obstáculos en su camino, porque cada desafío es una oportunidad para crecer y aprender. Cada lágrima que derraman es conocida por mí, y cada sonrisa ilumina mi corazón. Confíen en que cada experiencia, ya sea grande o pequeña, tiene un propósito divino en su viaje.


Así que, queridos hijos, cuando sientan que la motivación escasea, recuerden que yo soy su fuerza. Convoquen mi presencia en sus vidas a través de la oración y la meditación. Encuentren consuelo en mis palabras, que están escritas en los momentos de silencio de sus corazones.


Permitan que mi amor los llene y los motive. Sean valientes en la búsqueda de sus sueños y persistentes en la superación de los desafíos. En cada paso que den, sepan que yo camino a su lado, sosteniéndolos y guiándolos hacia la luz.


Que mi amor les dé la fuerza para enfrentar cada día con confianza y esperanza. Que encuentren en mi amor la motivación eterna que necesitan para perseverar, crecer y florecer, incluso en medio de las adversidades.


Con amor eterno,


Dios"

 

Plegaria en Respuesta:


Dios amoroso y misericordioso,


Nos postramos ante Ti con corazones agradecidos por tus palabras llenas de amor y sabiduría. En este momento sagrado, te agradecemos por tu guía eterna, por tu amor incondicional que nos sostiene en cada paso del camino. Tu presencia es nuestro consuelo, nuestra fuerza y ​​nuestra motivación.


Hoy, te pedimos que nos llenes con tu gracia y tu paz. Ayúdanos a recordar tus palabras en los momentos de duda y desesperación. Permítenos sentir tu amor en cada latido de nuestro corazón y en cada suspiro que tomamos. Que tu amor sea la motivación que necesitamos para superar los desafíos y abrazar las bendiciones de cada día.



Dios, te pedimos sabiduría para entender tu voluntad y coraje para seguirla. Ayúdanos a cultivar la motivación desde lo más profundo de nuestro ser, para que podamos vivir nuestras vidas de una manera que te honre y glorifique. Que nuestra fe en ti nos guíe hacia acciones positivas y amorosas en el mundo.


En este momento de oración, te confiamos nuestros sueños, esperanzas y temores. Sabemos que estás con nosotros en cada alegría y en cada tristeza. Que podamos sentir tu presencia constante y encontrar la motivación para vivir nuestras vidas con propósito y pasión.


Amado Dios, te agradecemos por tu amor inmutable que nos sostiene incluso en nuestros momentos más oscuros. Que en esta jornada, podamos reflejar tu amor y tu luz a los demás, compartiendo la motivación que encontramos en ti. Que nuestras vidas sean un testimonio de tu gracia y tu bondad.


Con humildad y gratitud, te ofrecemos esta plegaria. Que tu voluntad se haga en nosotros y a través de nosotros. En el nombre amoroso de tu Hijo, Jesucristo, oramos.



Amen


 

Hermanos


y hermanas en la fe,


Al finalizar este devocional, somos llamados a llevar estas palabras de amor, motivación y esperanza a nuestras vidas diarias. Que estas reflexiones nos inspiren a ser fuentes de motivación para los demás, a ser luces en la oscuridad y a ser testigos vivos del amor infinito de Dios.


Hoy, te insto a que te comprometas a buscar la motivación no solo para tus propios propósitos, sino también para inspirar a otros. En un mundo lleno de desafíos, nuestras palabras de aliento y acciones amorosas pueden marcar la diferencia en la vida de alguien. Cada sonrisa, cada palabra amable y cada acto de compasión son oportunidades para compartir la motivación que encontramos en nuestra relación con Dios.



Así que, salgamos de este devocional con un propósito renovado. Que seamos mensajeros de esperanza, motivación y amor en nuestro entorno. Que nuestras vidas reflejen la luz divina que hemos recibido, y que podamos ser instrumentos de cambio positivo en el mundo que nos rodea.

 

Despedida del Devocional:


En este sagrado viaje a través de las palabras, hemos explorado las profundidades de nuestras necesidades humanas y hemos encontrado la motivación divina que reside en lo más profundo de nuestros corazones. Que estas reflexiones nos acompañen en nuestros días, recordándonos que, con Dios a nuestro lado, somos capaces de superar cualquier desafío y abrazar cada oportunidad con valentía y gratitud.


Que este devocional sea un faro que ilumine su camino en los días venideros. Que encuentren inspiración en las palabras compartidas y que puedan compartir esa inspiración con los demás. Que cada día esté lleno de amor, esperanza y motivación para seguir adelante, confiando en la guía divina que nos lleva hacia adelante.


Que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y mentes en Cristo Jesús. Que el amor de Dios les rodee como un escudo y que la motivación divina les impulse a vivir cada día con pasión y propósito.


Que así sea. Amén.


Con gratitud y amor, nos despedimos de este devocional. Que las bendiciones de Dios les acompañen en cada paso de su viaje. Que encuentren la motivación para vivir sus vidas con alegría y propósito, hoy y siempre.


Tu Consejero Espiritual Sergio Andres.


552 visualizaciones7 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

7 Comments


Unknown member
Oct 02, 2023

Hermoso hoy fue espectacular 😍 gracias gracias gracias 🙏 🙏🙏

Like

Unknown member
Oct 02, 2023

Buenos días a todos, buenos días Consejero Espiritual, todos los días me llega la oración y me inspira a hacer mis Horacio es de la mañana y así me sigo todos los días porque después de esto hago mis oraciones propias y de mis necesidades y luego leo la Biblia porque es cuando Dios nos habla y con todo esto que hago ahora tengo disernimiento en su aminanpalabra y más sabiduría para poder seguir caminando y llevando su palabra y son luchas contra el enemigo y muchas trabas para hablar de su palabra pero sigo caminando en fe.. y también doy servicio en mi Iglesia gracias por sus devocionales y oraciones... Amén buen día bendiciones.

Like

Unknown member
Oct 02, 2023

Amen y amen!!

Like

Unknown member
Oct 02, 2023

Amén 🙏🙏🙏

Like

Unknown member
Oct 02, 2023

Gracias señor por todos los meses que me has protegido señor gracias

Like
bottom of page