top of page

Buscando a Dios


Sergio Andres
Consejero espiritual

"Es probable que en algún momento hayas buscado a Dios, ya sea en las páginas de un libro sagrado, en los confines de una iglesia o a través de las enseñanzas de una religión. Sin embargo, quizás te has encontrado con una sensación de vacío, una frustración palpable que parece indicar que Dios te elude. Puede que hayas sentido que Dios está demasiado distante, aparentemente desinteresado en ti, lo que te ha llevado a rendirte en tu búsqueda.


Pero incluso en medio de esa desesperanza, es posible que hayas experimentado destellos de la presencia divina en tu vida: esos pequeños toques sutiles en tu corazón que te recuerdan que no estás solo. Porque la verdad es que Dios está ahí, esperando ser descubierto, aguardando pacientemente a que lo encuentres.


Dios habla en los susurros del viento, en la majestuosidad de la naturaleza, en el rostro de un extraño amable y en los momentos de profunda reflexión. Y cuando finalmente te encuentres con Él, cuando sus palabras toquen tu alma, te aseguro que nada volverá a ser igual.


Entonces, te invito a que continúes buscando a Dios, no en los confines de una religión o en los dogmas de un credo, sino en los rincones más profundos de tu corazón. Porque cuando te entregas a esa búsqueda con sinceridad y apertura, descubrirás que Dios ha estado ahí todo el tiempo, esperando ser encontrado, esperando transformar tu vida con su amor incondicional. Así que adelante, sigue buscando a Dios, porque en esa búsqueda encontrarás tu verdadero propósito y significado en este mundo."


 

"Y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón." - Jeremías 29:13 (Reina-Valera 1960) Este versículo enfatiza la importancia de buscar a Dios con todo nuestro corazón. Nos asegura que si buscamos sinceramente a Dios, lo encontraremos. Es una promesa de que Dios está disponible para aquellos que lo buscan con dedicación y sinceridad.


 

"Hijos míos, en los rincones más silenciosos de vuestro corazón, siempre estoy presente, aguardando pacientemente a ser descubierto por vuestra alma inquieta. En medio de las dudas y los momentos de desesperanza, aún estoy ahí, extendiendo mis brazos de amor para abrazaros y guiaros hacia la luz.


Cuando buscáis respuestas en el tumulto del mundo, recordad que mi voz resuena en los susurros del viento y en los latidos de vuestro propio ser. No busquéis en vano en los templos erigidos por manos humanas, sino buscadme en la quietud de vuestra propia presencia, en la sinceridad de vuestras intenciones.


Soy vuestro Padre amoroso, siempre dispuesto a escuchar vuestras plegarias y a secar vuestras lágrimas. No os desaniméis, mis amados hijos, por las dificultades que encontréis en el camino, porque en cada prueba y tribulación, estoy presente para fortaleceros y conducirlos hacia la paz eterna.


Así que no perdáis la esperanza, mis queridos hijos, porque aquellos que me buscan con todo su corazón, me encontrarán. Estoy aquí, a vuestro lado, esperando ansiosamente el momento en que abráis vuestros corazones a mi amor eterno y experimentéis la plenitud de la vida en comunión conmigo. Recordad siempre que sois amados más allá de toda medida y que mi gracia es suficiente para vosotros en cada paso del camino."


 

Dios amoroso,


Hoy me presento ante Ti con humildad y gratitud, reconociendo tu grandeza y tu amor incondicional por mí, tu hijo. En medio de mis preocupaciones y confusiones, me acerco a Ti en busca de tu sabiduría y consuelo.


Escucha mis plegarias, oh Señor, y fortaléceme para perseverar en mi búsqueda de Ti. Permíteme sentir tu presencia en los momentos de silencio y abre mis ojos para reconocer tus señales de amor en cada aspecto de mi vida.


Perdona mis dudas y temores, y renueva mi fe en Ti. Ayúdame a confiar en tu plan perfecto para mí, incluso cuando el camino parezca oscuro y desconocido.


Te doy gracias, Padre, por tu constante amor y por tu promesa de estar siempre a mi lado. Ayúdame a permanecer fiel a Ti en todo momento y a encontrar consuelo en tu amor eterno.


En el nombre de tu amado Hijo, Jesucristo, oro.

Amén.


 

En conclusión, que nuestra búsqueda de Dios es una travesía personal y profunda, una búsqueda que requiere de sinceridad, humildad y perseverancia. A lo largo de este camino, podemos confiar en que Dios está siempre presente, listo para guiarnos y fortalecernos en cada paso del camino. Que recordemos que en medio de nuestras luchas y confusiones, su amor incondicional nos sostiene y nos impulsa hacia adelante.


Por favor, si este mensaje ha resonado contigo, te invito a que le des "me gusta" y dejes tus comentarios. Tu retroalimentación es invaluable, ya que nos ayuda a continuar creando y compartiendo mensajes que inspiren y fortalezcan a quienes los leen. Sigamos avanzando juntos en este viaje espiritual, apoyándonos mutuamente en nuestra búsqueda de la presencia divina en nuestras vidas. ¡Gracias por ser parte de esta comunidad de amor y fe!


Tu consejero espiritual Sergio Andres

441 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments


Unknown member
Apr 06

Dios te bendiga Sergio Andres

Like

Unknown member
Apr 06

Amen🙏🙏🙏

Like
bottom of page