top of page

Deja de preocuparte


Sergio Andres
Consejero espiritual


1 Pedro 5:7, echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de nosotros.


Sí, lo sé, se necesita más que fuerza de voluntad para dejar de preocuparse.

También lo sabes, porque ya lo has probado.


¿Has pensado? No debería preocuparme por esto o aquello.

Y aun así te preocupas, Jesús dice, Mateo 6: 32


No os afaneis, pues diciendo que comeremos o que vestiremos.

Porque los gentiles buscan todas estas cosas, pero vuestro padre celestial sabes que tienes necesidad de todas estas.


Más busca primero el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas.

Así que no os afanes por el día de mañana, porque el día de mañana traer a su afán basta cada día su propio mal.


Querido/a, si no tienes una relación con Dios, ahora si tienes muchas razones para preocuparte. Tienes que conocerlo, como creyente, tienes un padre celestial que ha prometido cuidarte.


Eres hijo de Dios y los niños tienen privilegios especiales. Cuando te preocupas por algo, Dios te dice, eres mi hijo, porque actúgas como un huérfano. Cada vez que saques a Dios del centro de tu vida y pongas algo en su lugar, lo importa cuán bueno sea.


La preocupación vendrá. La Biblia dice, así que no te preocupes por el mañana, porque mañana tendrás su propio mal. Si te preocupa el mañana, no puedes disfrutar de hoy. Echas de menos las bendiciones de hoy. Sí, está bien planificar para el mañana. Pero hay que vivir para hoy.


Además, cuando sientes que te preocupa el mañana, el futuro se vuelve abrumador.

Dios te dará la gracia y la fuerza que necesitas cuando llegues allí. En ese momento te darás cuenta que solo necesitas enfocarte en el presente. Dale todas tus preocupaciones a Dios, porque él se preocupa por ti. La pregunta es, ¿cómo haces esto? Una forma clave es memorizar las promesas de Dios en la Biblia. Son como una polisa de seguro para los creyentes. Cuando sabes que algo está segurado, ya no te preocupas tanto. Otra forma es orar. Si orarás tanto como te preocuparas, tendrías mucho menos de que preocuparte. Una oración, ejemplo, puede ser así:


Querido padre, admito que a menudo olvido que estás conmigo.


A veces olvido como eres, perdóname, Señor, por esto.


Necesito conocer mejor de ti, de tu palabra y de tus promesas.


Ayúdame a ponerte en primer lugar en cada área de mi vida. Ayúdame a vivir un día a la vez.


Ayúdame a no preocuparme por el mañana, y acolocarlo en tus benditas manos.


Ayúdame a no preocuparme por el hoy, sin aconseentarme en lo que estás haciendo en mi vida en este momento.


Quiero confiar en tu promesa de atender a cada una de mis necesidades, financieras, relacionales, físicas, sociales, espirituales y emocionales.


Ayúdame a confiar más en ti y a preocuparme menos. Te lo pido en el nombre de Jesús.

Amén.


 

Dios te dice hoy


Amado hijo, amada hija,

Hoy, deseo susurrarte palabras de paz y tranquilidad en medio de las preocupaciones que pesan sobre tu corazón. Conozco cada inquietud, cada carga que llevas, y estoy aquí para recordarte que puedes confiar en Mí.


Deja de preocuparte, pues en tu preocupación no hallarás soluciones. Más bien, deseo que te entregues a Mí, depositando tus cargas a mis pies. En mi amor infinito, encuentras refugio y fortaleza. En Mateo 11:28-30, te invito a venir a Mí, y prometo darte descanso para tu alma.


Las preocupaciones del mundo pueden nublar tu visión y debilitar tu espíritu. Pero Yo te llamo a soltar esas preocupaciones y confiar en mi cuidado soberano. ¿No ves las aves del cielo y los lirios del campo? Si cuido de ellos, ¿cuánto más no cuidaré de ti, que eres mi amado hijo, mi amada hija? (Mateo 6:25-34).


Cada día tiene sus propias aflicciones, pero en medio de ellas, te exhorto a encontrar la paz que solo Yo puedo ofrecerte. Al confiar en Mí, permites que mi paz sobrepase cualquier comprensión humana. Deja de agobiarte con el mañana y vive en el presente, sabiendo que en mi amor eterno, tienes todo lo que necesitas.


Recuerda que no estás solo en tus preocupaciones. Estoy contigo en cada paso, llevando tus cargas y sosteniéndote con mis brazos amorosos. Entrega tus temores, tus ansiedades y tus dudas, y permíteme ser tu refugio seguro.


En este momento, te insto a soltar el peso de la preocupación. Deja que mi paz inunde tu corazón y confía en que estoy obrando todas las cosas para tu bien. Confía en Mí, amado hijo, amada hija, y descansa en el conocimiento de que eres amado más allá de toda medida.


 

Plegaria en respuesta


Amado Dios,


Hoy, me arrodillo ante Ti, reconociendo las palabras de consuelo que has compartido conmigo. En este momento, quiero soltar las preocupaciones que han estado pesando en mi corazón y confiar en Tu amor y cuidado.


Padre celestial, entiendo que mi inquietud no conduce a soluciones. En lugar de aferrarme a la ansiedad, hoy elijo entregarte mis cargas. Sé que en tu amor infinito encuentro un refugio seguro, donde puedo hallar descanso para mi alma, como has prometido en tu Palabra.


Al recordarme las aves del cielo y los lirios del campo, entiendo que mi vida está en tus manos. Ayúdame a soltar las preocupaciones por el futuro y a vivir en la confianza de que tú proveerás en cada momento. Enséñame a dejar de lado la ansiedad y a encontrar tu paz en medio de las circunstancias.


Hoy, te entrego mis temores, mis ansiedades y mis dudas. Reconozco que no estoy solo en estas preocupaciones y que Tú estás conmigo en cada paso. Permíteme descansar en la seguridad de tu amor, sabiendo que todo obra para bien.


Señor, en este acto de entrega, recibo tu paz que sobrepasa todo entendimiento. Que tu presencia llene mi corazón y disipe cualquier sombra de preocupación. Ayúdame a vivir en el presente, confiando en que en Tu amor eterno, tengo todo lo que necesito.


Gracias, Padre, por ser mi refugio y mi fortaleza. En el nombre de Jesucristo, mi Salvador, elevo esta plegaria. Amén.Con amor eterno, Dios.Queridos, muchas gracias por escucharme.


 

Queridos,


En este momento de reflexión y plegaria, te invito a dejar de lado las preocupaciones que han cargado tu corazón. Dios te llama a soltar esas cargas y confiar en su amor inmutable. ¡Deja de preocuparte y permítele ser tu refugio seguro!


Hoy, toma un momento para entregar tus temores en oración, confiando en que Dios está obrando en tu vida para tu bien. Descansa en su paz, que sobrepasa todo entendimiento, y confía en que tienes un Padre celestial que cuida de ti con amor infinito.


Que esta plegaria sea un recordatorio de que no estás solo en tus luchas y que Dios está contigo en cada paso. Ahora, levántate con renovada confianza y fortaleza, sabiendo que eres amado más allá de toda medida.


Que la paz de Dios te acompañe en tu camino, y que encuentres consuelo en su presencia constante. Hasta la próxima vez, que la gracia del Señor te sostenga y te guíe.


En el nombre de Jesucristo,

Amén.


 

Mi nombre es Sergio Andrés, tu consejero espiritual.


Si decías escuchar más oraciones como esta, puedes hacerlo escándome en mis redes sociales.


Me encuentras en Facebook, Instagram, Twitter y YouTube como consejero espiritual.

Nos vemos mañana como es costumbre si Dios lo permite, en la oración y reflexión del día.

¡Qué Dios te bendiga!


414 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

4 Comments


Unknown member
Jan 06

Amen!

Like

Unknown member
Dec 30, 2023

Amén 🙏 Amén 🙏 Amén gracias gracias gracias y señor mío , feliz por escuchar tu voz consejero feliz año nuevo 🎆🎈🎊 🎉bendecido por tu enseñanza y tu tiempo para conocer a Dios Andrés y el otro año si Dios lo permite ❤️💝😍

Like

Unknown member
Dec 30, 2023

🙏🌟🙏✍️🙏🙌🙏💚🌹🙏

Like

Unknown member
Dec 30, 2023

Anen🙏🙏🙏

Like
bottom of page