top of page

Yo se en quien he creido


Jesus es en quien he creido
Jesus es en quien he creido

Queridos/as, es un honor y una bendición poder compartir este devocional con ustedes. En un mundo lleno de desafíos y constantes cambios, encontrar una base sólida en la que poner nuestra fe es esencial para mantenernos firmes en medio de las tormentas. Me presento ante ustedes como alguien que ha viajado por el sendero de la vida con sus propias luchas y victorias espirituales. A través de estas experiencias, he aprendido que "en quien he creído" es más que una afirmación, es un anclaje inquebrantable que nos guía y fortalece en cada paso.


Mi Experiencia Personal:

Permítanme compartir un fragmento de mi propio viaje espiritual. Hubo un momento en mi vida en el que me encontré enfrentando una adversidad abrumadora. Dudé de mi fe y me sentí perdido en medio de la oscuridad. Pero en ese momento de desesperación, recordé las palabras de Pablo en 2 Timoteo 1:12: "Pues estoy seguro de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes, la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús". Estas palabras resonaron en mi corazón, recordándome que no estaba solo en mi lucha y que Aquel en quien había creído estaba obrando en mí, incluso en medio de la incertidumbre.


Errores Comunes a Evitar:

En nuestra búsqueda de una conexión más profunda con nuestra fe, a menudo caemos en trampas que pueden debilitar nuestra confianza. Uno de los errores más comunes es enfocarnos en nuestras circunstancias presentes en lugar de en la promesa eterna que nos sostiene. Además, es fácil comparar nuestro viaje espiritual con el de otros, lo que puede llevarnos a sentirnos insuficientes o inadecuados. Recuerden que cada camino es único y que el amor de Dios nos alcanza tal como somos.


A lo largo de este devocional, exploraremos cómo fortalecer nuestra relación con Aquel en quien hemos creído, cómo cultivar una fe arraigada en la verdad y cómo enfrentar los desafíos con valentía. No estoy aquí como un experto infalible, sino como un compañero de viaje que ha experimentado la gracia transformadora de la fe. Juntos, exploraremos las Escrituras, reflexionaremos sobre experiencias personales y aprenderemos a confiar en que Dios sigue obrando en nuestras vidas.


Así que los invito a unirse a mí en este devocional, a abrir sus corazones a la guía divina y a descubrir la profundidad de la declaración: "Yo sé en quién he creído". Que este tiempo juntos sea una oportunidad para fortalecer nuestra fe, encontrar consuelo en medio de las pruebas y celebrar la certeza de que nuestra fe es un faro que nos guía a través de cualquier tormenta.


 

"Yo sé en quién he creído" hace referencia a una cita bíblica encontrada en 2 Timoteo 1:12, en la cual el apóstol Pablo escribe: "Pues estoy seguro de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes, la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús". Esta declaración encarna la confianza en Dios y la seguridad en la fe que se tiene a pesar de las adversidades y las incertidumbres de la vida.


Este pasaje de la Biblia es a menudo citado y meditado por creyentes que desean recordar que su fe es una obra en progreso, y que Dios es fiel para completar la obra que ha comenzado en ellos. En tiempos de desafíos, pruebas o dudas, esta afirmación puede ser un recordatorio poderoso de la confianza en el plan divino y en la guía de Dios en sus vidas.


 

Padre celestial,


Hoy me presento ante Ti con gratitud por tu Palabra que es una lámpara para mis pies y una luz en mi camino. Me maravillo por las lecciones que encuentro en el capítulo 2 de 2 Timoteo, y reconozco que estas enseñanzas son relevantes para mí en este momento de mi vida.


Señor, deseo comprometerme contigo con disciplina y pasión, como un soldado que se dedica a su servicio. Ayúdame a establecer hábitos espirituales que me mantengan conectado contigo, sin importar las circunstancias que pueda enfrentar. Permíteme encontrar tiempo para la oración, el estudio de tu Palabra y la adoración constante.

En medio de las adversidades y desafíos que encuentro, te pido que me des la fuerza para perseverar. Ayúdame a mantener la vista en las promesas eternas que ofreces y a confiar en tu amoroso cuidado en cada paso que doy.


Señor, dame sabiduría para comunicar tus verdades con precisión y amor. Cuando comparta mi fe o interactúe con otros, ayúdame a hablar con claridad y compasión, evitando opiniones personales que puedan alejar a otros de tu camino.


Te pido que me ayudes a evitar contiendas inútiles en mi vida diaria. Que mi actitud sea siempre de respeto y amor, incluso cuando me encuentre en desacuerdo. Ayúdame a ser un pacificador y un agente de unidad en un mundo lleno de divisiones.


Anhelo vivir con pureza en todas las áreas de mi vida. Fortaléceme para resistir las tentaciones y tomar decisiones que reflejen tu carácter y tus mandamientos.


Por último, te pido un corazón compasivo y humilde. Permíteme aceptar la diversidad en mi comunidad y estar dispuesto a restaurar a aquellos que necesiten ayuda. Que pueda reflejar tu amor y misericordia en todas mis interacciones.


Confío en tu Palabra, que es inmutable y poderosa. Que siempre busque tu guía en medio de mis decisiones y acciones cotidianas.

En el nombre de Jesús, oro.

Amén.


 

Hermanos y hermanas en Cristo,



Las palabras del apóstol Pablo en 2 Timoteo 2 son como un faro que ilumina nuestro camino en medio de la oscuridad del mundo. Estas enseñanzas no son meras palabras en una página, sino un llamado a la acción, una guía para enfrentar los desafíos de nuestra vida cotidiana con fortaleza y confianza.


Hoy, te exhorto a que tomes estos principios y los apliques en tu vida diaria. Comprométete a ser como un soldado en el ejército de Cristo, disciplinado y apasionado en tu servicio. Establece hábitos espirituales que te conecten con Dios en medio de las alegrías y las luchas.


Enfrenta las adversidades con la certeza de que el sufrimiento por Cristo no es en vano. Persevera con la esperanza de la recompensa eterna que Dios tiene preparada para ti.

Al compartir tu fe, recuerda la importancia de enseñar con precisión y amor, evitando opiniones personales que puedan distraer de la verdad de Dios.


Evita las contiendas inútiles que dividen y elige ser un pacificador en tus relaciones. Busca la pureza en tu vida y tus decisiones, honrando a Dios en todo lo que haces.


Acepta la diversidad en la comunidad y sé un instrumento de restauración y compasión para aquellos que han caído.


Recuerda que la Palabra de Dios es tu guía constante en este viaje de fe. No importa cuán desafiante sea tu situación, confía en que Dios te sostiene y te fortalece.


Hoy, te llamo a llevar estas lecciones contigo. Que cada paso que des esté arraigado en estas verdades. Que cada decisión que tomes refleje la sabiduría y el amor que encuentras en la Palabra de Dios.


Que tu vida sea un testimonio vivo de las enseñanzas de 2 Timoteo 2. Que la convicción de "Yo sé en quién he creído" sea tu firme ancla en medio de las tormentas.

Que Dios te guíe y te capacite mientras aplicas estas lecciones en tu vida cotidiana.

En el nombre de Jesús, te animo a vivir con pasión y propósito.


Amén.


Con amor en Cristo , Tu Consejero Espiritual

 



833 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page