top of page

MIRAD cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios


Jesus sonrie confiado
Por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a Él.


Buenos noches a todos los que nos acompañan en este devocional. Es un momento especial para explorar juntos el maravilloso y privilegiado estado de ser considerados "Hijos de Dios". En este breve tiempo, deseamos centrarnos en los asombrosos beneficios y bendiciones que esta relación con nuestro Padre celestial nos brinda.


Imaginen, por un momento, que tienen una conexión única y especial con el Creador del universo. No es necesario imaginarlo, ¡es una realidad! Como hijos de Dios, gozamos de un lazo íntimo y profundo con Él. Esto significa que somos parte de Su familia divina, y con esta relación viene una serie de bendiciones y privilegios inigualables.


Uno de los beneficios más notables de ser hijos de Dios es el acceso a Su amor incondicional. El amor de Dios es inmenso, constante y eterno. No importa nuestras fallas o debilidades, Su amor nunca se agota ni se desvanece. Esta certeza nos brinda una profunda paz y alegría, sabiendo que somos amados de una manera que trasciende cualquier amor humano.


Además, como hijos de Dios, tenemos la seguridad de que Él siempre está a nuestro lado. En tiempos de dificultad, podemos confiar en Su guía y fortaleza. En momentos de alegría, podemos compartir nuestras gratitudes con Él. Esta relación nos proporciona una fuente constante de consuelo y apoyo, sin importar las circunstancias.


Otro privilegio es el propósito que encontramos en nuestras vidas. Como hijos de Dios, somos llamados a vivir de acuerdo con los principios divinos, a amar a nuestros semejantes y a ser portadores de luz en un mundo a menudo oscuro. Este propósito nos llena de significado y nos motiva a vivir vidas plenas y generosas.


Sin duda, centrémonos en lo que implica ser hijos de Dios y en el maravilloso amor que Él nos ha brindado.


Al reflexionar sobre la idea de ser hijos de Dios, no podemos evitar sentir una profunda gratitud por el amor que Él nos ha dado. En las Sagradas Escrituras, en 1 Juan 3:1, encontramos estas palabras tan reconfortantes: "Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, que seamos llamados hijos de Dios."


Esta declaración nos invita a contemplar la inmensidad del amor divino. Significa que no somos simples individuos en este vasto mundo, sino que somos parte de una familia espiritual, con Dios como nuestro Padre celestial. Ese amor que nos ha sido otorgado es un amor incondicional, un amor que no depende de lo que hagamos o de quiénes somos, sino simplemente del hecho de que somos Sus hijos.


Como hijos de Dios, tenemos acceso a un amor que es eterno, que no se agota y que nos acompaña en cada paso de nuestro viaje. Este amor nos brinda consuelo en momentos de dificultad, fortaleza en tiempos de debilidad y alegría en medio de las alegrías. Nos recuerda que no importa cuán imperfectos seamos, siempre somos amados y valorados por nuestro Padre celestial.


En resumen, ser hijos de Dios es un privilegio incomparable que nos brinda amor incondicional, apoyo constante y un propósito significativo en la vida. A medida que continuamos con este devocional, les invitamos a reflexionar sobre estos beneficios y a profundizar en la belleza de esta relación única con nuestro Padre celestial.


 

continuemos explorando cómo logramos convertirnos en hijos del Altísimo en la segunda parte de este devocional.


Para entender cómo llegamos a ser hijos del Altísimo, debemos mirar a las Escrituras, específicamente a Juan 1:12, donde se nos dice: "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios." Esta declaración esencial nos enseña que el camino para llegar a ser hijos de Dios es a través de la fe en Jesucristo.

  1. Creer en Jesucristo: El primer paso para llegar a ser hijos del Altísimo es creer en Jesucristo como nuestro Salvador. Jesús es la conexión entre nosotros y Dios, y a través de Él, podemos acercarnos a nuestro Padre celestial. Al aceptar a Jesús en nuestras vidas y confiar en Él como nuestro Redentor, entramos en una relación especial con Dios.

  2. Arrepentimiento y perdón: El arrepentimiento es otro paso clave en este camino. Reconocer nuestras faltas, pedir perdón y cambiar nuestras vidas en conformidad con los principios divinos es esencial. La gracia de Dios nos ofrece perdón y restauración cuando nos volvemos sinceramente hacia Él.

  3. Recibir el Espíritu Santo: La tercera parte del proceso es recibir el Espíritu Santo. En el momento de nuestra conversión, el Espíritu Santo viene a habitar en nosotros como una señal de que somos hijos de Dios. Él nos guía, nos consuela y nos capacita para vivir de acuerdo con la voluntad divina.

  4. Adopción como hijos: Una vez que hemos creído en Jesucristo, nos convertimos en parte de la familia de Dios. Somos adoptados como Sus hijos, y esta adopción nos otorga todos los derechos y privilegios que vienen con ser parte de esa familia divina. Tenemos acceso a Su amor, Su guía y Su promesa de vida eterna.

El proceso de llegar a ser hijos del Altísimo es un acto de gracia divina y fe en Jesucristo. Es un regalo precioso que nos ofrece la oportunidad de tener una relación íntima con Dios y disfrutar de los beneficios y bendiciones que conlleva. Como reflexión final en esta parte, recordemos siempre que somos amados y aceptados por nuestro Padre celestial, y que nuestra fe en Jesucristo nos ha abierto las puertas a esta maravillosa realidad de ser hijos del Altísimo.


 

La actitud que debemos tener cuando somos considerados hijos de Dios y cómo debemos responder a este regalo divino de ser parte de Su familia.


Una de las características más hermosas de ser hijos de Dios es que Él nos ha dado todo sin pedir nada a cambio. Este regalo de gracia es un recordatorio constante de Su amor incondicional hacia nosotros. Como respuesta a este amor y gracia, debemos adoptar una actitud de profunda gratitud y devoción.

  1. Gratitud constante: La primera actitud que debemos cultivar es la gratitud. Reconocer y recordar regularmente el amor y la gracia de Dios en nuestras vidas nos ayuda a mantener un corazón agradecido. Apreciar todas las bendiciones que hemos recibido como hijos de Dios, desde la vida misma hasta el perdón y la paz espiritual, nos lleva a vivir con un espíritu de gratitud.

  2. Amor y obediencia: Como hijos de Dios, debemos responder a Su amor con amor. Amar a Dios y amar a nuestros semejantes son mandamientos fundamentales en las Escrituras. Al mostrar amor y compasión hacia los demás, estamos reflejando el amor que hemos recibido de nuestro Padre celestial. Además, obedecer Sus enseñanzas y vivir de acuerdo con los principios divinos es una expresión de nuestro amor y gratitud hacia Él.

  3. Generosidad y servicio: Ser hijos de Dios implica ser generosos y serviciales. Al reconocer que todo lo que tenemos es un regalo de Dios, estamos dispuestos a compartir lo que tenemos con los demás. Servir a quienes nos rodean, en nuestras comunidades y más allá, es una forma concreta de mostrar el amor de Dios al mundo.

  4. Perdón y reconciliación: La actitud de perdón y reconciliación es esencial. Sabemos que hemos sido perdonados por Dios a pesar de nuestras fallas, y debemos estar dispuestos a perdonar a quienes nos han herido. Esto es un reflejo del perdón divino que hemos experimentado.

En resumen, ser hijos de Dios es un regalo maravilloso que nos llama a una vida de gratitud, amor, generosidad, servicio, perdón y reconciliación. Esta actitud refleja el amor y la gracia que hemos recibido del Altísimo y nos permite ser luz en un mundo que a menudo necesita desesperadamente de ese amor divino. Que esta actitud de corazón sea una parte fundamental de nuestras vidas a medida que continuamos creciendo en nuestra relación con nuestro Padre celestial.


 

Dios te dice hoy


Mis amados hijos,


Es un gozo inmenso estar aquí, compartiendo este momento especial de reflexión y comunión con ustedes. Como su Padre celestial, mi amor por cada uno de ustedes es infinito y eterno. No hay palabras humanas que puedan expresar completamente la profundidad de mi amor por cada uno de mis hijos.


Cuando los creé, lo hice con un propósito único y especial. Los formé a mi imagen, dotándolos de dones y talentos únicos. Los llamé a una relación íntima conmigo, a ser parte de mi familia divina. Desde el principio, mi deseo ha sido que conozcan el amor, la paz y la alegría que solo pueden encontrar en mí.


A lo largo de sus vidas, han enfrentado desafíos y pruebas, pero quiero que sepan que nunca los he dejado solos. Estoy a su lado en cada paso del camino, sosteniéndolos en momentos de debilidad y guiándolos hacia la luz en medio de la oscuridad. Mi amor y gracia son inquebrantables, y mi deseo es que vivan en la plenitud de esa verdad.


Como hijos míos, les he dado el regalo de la libre voluntad. Tienen la capacidad de elegir y tomar decisiones en sus vidas. Pero quiero recordarles que, cuando se sientan perdidos o confundidos, siempre pueden volver a mí. Estoy aquí para escuchar sus oraciones, guiar sus pasos y brindarles sabiduría y discernimiento.


Mi deseo es que vivan vidas que reflejen mi amor. Que amen a sus prójimos, que compartan sus bendiciones con generosidad y que busquen la paz y la reconciliación. El perdón es una parte fundamental de mi corazón, y les animo a perdonar a aquellos que les han herido, así como yo los he perdonado.


En este momento de reflexión, los invito a acercarse a mí con corazones abiertos y a recibir mi amor y gracia. Recuerden que son amados incondicionalmente, que son mis preciosos hijos, y que siempre estoy aquí, esperando abrazarlos en mis brazos de amor.


Que sus vidas sigan siendo un testimonio vivo de nuestra relación como Padre e hijos, y que mi amor brille a través de ustedes en todo lo que hagan.


Con amor eterno, Dios


 

Querido Dios,


Escuchar tus palabras de amor y gracia es un consuelo y un regalo inmenso para mi corazón. Me siento humilde y agradecido por la certeza de ser considerado uno de Tus hijos. Tu amor incondicional y eterno es una fuente constante de alegría en mi vida.


Hoy, quiero responder a Tu llamado con un corazón lleno de gratitud. Gracias por crearme a Tu imagen y por darme un propósito en esta vida. Ayúdame a caminar en Tus caminos, a amarte con todo mi corazón y a amar a mis semejantes como Tú lo haces.


Dios, sé que no siempre he tomado las decisiones correctas y he cometido errores en mi vida. Te pido perdón por todas mis faltas y errores. Gracias por Tu gracia que me perdona y me restaura. Ayúdame a perdonar a los demás como Tú me has perdonado.


Te pido que me guíes en cada paso de mi vida. Dame la sabiduría y el discernimiento para tomar decisiones que reflejen Tu amor y Tu voluntad. Que mi vida sea un testimonio de Tu amor y gracia, y que pueda ser una luz en un mundo que a menudo necesita desesperadamente de Ti.


Padre, en este momento, te entrego mis preocupaciones y cargas. Confío en que Tú estás conmigo, sosteniéndome en momentos de debilidad y guiándome hacia la luz en medio de la oscuridad. Te agradezco por ser mi refugio y mi fortaleza.


En Tu amor y gracia, encuentro paz y consuelo. Ayúdame a compartir este regalo con los demás, a ser generoso y servicial, y a buscar la reconciliación donde sea necesario.

En Tu nombre, Amén.


 

En este devocional, hemos reflexionado sobre la maravillosa verdad de ser "Hijos de Dios" y los innumerables beneficios y privilegios que esto implica. Hemos considerado cómo llegamos a ser parte de la familia divina a través de la fe en Jesucristo, y cómo debemos responder a este regalo divino con gratitud, amor y servicio.


Mi llamado para todos nosotros hoy es que continuemos profundizando en nuestra relación con Dios como Sus hijos. Mantengamos nuestros corazones abiertos y receptivos a Su amor y gracia incondicionales. Que busquemos vivir de acuerdo con los principios divinos, amando a Dios y amando a nuestros semejantes en todo momento.


Recordemos que somos una parte preciosa de la familia de Dios, y esto nos llama a una vida de propósito y significado. Que nuestras vidas reflejen la luz y el amor que hemos recibido, y que seamos testimonios vivos del amor divino en un mundo que necesita desesperadamente de esa luz.


Que este devocional sea un recordatorio constante de que somos amados y cuidados por el Altísimo, y que en Él encontramos nuestra verdadera identidad y razón de ser. Sigamos adelante como hijos de Dios, abrazando cada día con gratitud y devoción.


Que la gracia y la paz de nuestro Padre celestial estén con cada uno de ustedes. Amén.

Con gratitud y oraciones: Sergio Andres tu Consejero Espiritual.


 

En un mundo que ha caído en la profundidad del abismo del pecado y la imperfección, es fundamental reconocer la verdad de que no merecemos ser considerados hijos de Dios. Esta realidad nos lleva a una profunda comprensión de la gracia divina y el amor inmerecido que Él nos ofrece.


El apóstol Pablo escribió en Romanos 3:23: "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios." Esto significa que, por nuestra naturaleza pecaminosa, todos hemos fallado en alcanzar la perfección requerida para estar en la presencia de Dios. Nuestras acciones, pensamientos y palabras a menudo nos separan de Él.


Sin embargo, en medio de nuestra indignidad, Dios nos extiende Su gracia y amor. Es un amor que trasciende nuestras faltas y pecados. Como se nos recuerda en Efesios 2:8-9: "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe."


Este amor inmerecido nos brinda una oportunidad única de reconciliación con Dios. A través de la fe en Jesucristo y Su sacrificio en la cruz, podemos ser redimidos y restaurados. No es por nuestros méritos, sino por la gracia de Dios que podemos ser llamados Sus hijos.


Entender que no merecemos ser hijos de Dios nos humilla y nos lleva a una profunda gratitud. Nos recuerda que no somos capaces de salvarnos a nosotros mismos, y que dependemos completamente de Su amor y misericordia. Esto nos lleva a vivir con una actitud de humildad y a compartir el amor y la gracia que hemos recibido con los demás.

En resumen, en un mundo marcado por el pecado, no merecemos ser considerados hijos de Dios, pero gracias a Su amor y gracia, somos restaurados y redimidos. Esta verdad debe llenarnos de una profunda gratitud y motivarnos a vivir vidas que reflejen el amor y la misericordia de nuestro Padre celestial en un mundo que tanto lo necesita.


Recuerda compartir, Que Dios te bendiga!


726 visualizaciones8 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

8 comentarios


Miembro desconocido
23 sept 2023

Gracias padre amado por tu gracias y ser mi escudo y fortaleza🙏🏻

Me gusta

Miembro desconocido
22 sept 2023

Amén 🙏🙏🙏

Me gusta

Miembro desconocido
21 sept 2023

Amén amén 🙏🙏🙏 gracias por ser tu hija y por haberme salvado las garras del mundo ahora soy hija tuya


Me gusta

Miembro desconocido
21 sept 2023

Gracias Gracias Gracias por tu Amor que llena mi corazón !!!! ❤️✨️🙌

Me gusta

Miembro desconocido
21 sept 2023

Dios te bendiga querido Sergio Andrés 🙏❤️

Me gusta
bottom of page