top of page

Jamas podrá alguien separarnos del amor de Dios Parte II

Actualizado: 27 oct 2023


Jesus y la oveja negra
El amor de Dios es maravilloso

Bienvenidos a la parte 2 de nuestro devocional. Continuemos explorando juntos el inmenso amor de Dios que nos rodea, nos sostiene y nos guía incluso en los momentos más oscuros de nuestras vidas.


Queridos,

¿Alguna vez se han preguntado quién podría separarlos del amor de Dios? La respuesta es clara y contundente: ¡nada ni nadie! En ocasiones, en medio de las luchas diarias y los desafíos que enfrentamos, podemos sentirnos solos, como si Dios estuviera lejos o incluso ausente en nuestras vidas. Pero permítanme asegurarles que nada puede estar más lejos de la verdad.


Es natural que, en momentos de dificultad, dudemos del amor de Dios y nos preguntemos si realmente está con nosotros. Sin embargo, la realidad es que, aunque podamos sentirnos solos, nunca estamos verdaderamente abandonados. El amor de Dios es tan grande, tan inmenso, que trasciende todas las fronteras y limitaciones humanas.


Pueden estar atravesando un momento oscuro en sus vidas, enfrentando desafíos que parecen insuperables, pero quiero recordarles algo importante: el amor de Dios está ahí, presente incluso en las situaciones más difíciles. Su amor es como un faro que ilumina nuestro camino, incluso en medio de la noche más oscura.


A veces, es fácil perder de vista este amor incondicional cuando estamos inmersos en las preocupaciones cotidianas. Pero les aseguro que, sin importar dónde estén en este momento o cómo se sientan, el amor de Dios los rodea siempre. No hay distancia demasiado grande, ni barrera demasiado alta que pueda separarlos de ese amor eterno y constante.


Recuerden que, aunque no podamos verlo ni tocarlo, el amor de Dios está presente en cada respiración, en cada latido de su corazón. Él conoce sus alegrías y sus tristezas, sus victorias y sus derrotas. Él está con ustedes en cada paso del camino, sosteniéndolos cuando se sientan débiles y celebrando con ustedes en sus momentos de alegría.


Así que, queridos lectores, cuando sientan que la soledad los abruma o que las dificultades son insuperables, recuerden estas palabras: nada, absolutamente nada, puede separarlos del amor de Dios. Su amor es más grande que cualquier problema que puedan enfrentar y más poderoso que cualquier obstáculo que se interponga en su camino.


Que hoy encuentren consuelo en este conocimiento, que se llenen de esperanza y confianza en el amor inquebrantable de Dios. Recuerden que siempre están acompañados, amados y sostenidos por el Todopoderoso.


 

El pasaje al que nos referimos se encuentra en la carta del apóstol Pablo a los Romanos, específicamente en el capítulo 8,


versículos 38 y 39. En este pasaje, Pablo nos brinda una poderosa declaración sobre la inquebrantable naturaleza del amor de Dios. Nos dice: "Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro" (Romanos 8:38-39, RVR1960).


Pablo, en este contexto, estaba escribiendo a una comunidad cristiana que enfrentaba diversas persecuciones y dificultades. Les recordaba que, a pesar de cualquier adversidad que pudieran enfrentar, nada podía separarlos del amor eterno de Dios. Este mensaje es atemporal y se aplica a cada uno de nosotros en todas las situaciones y desafíos que podamos experimentar en la vida.


Es esencial comprender que este pasaje nos asegura que no importa cuán abrumadoras sean nuestras circunstancias, el amor de Dios es constante y está siempre presente para sostenernos. Es un recordatorio de que no estamos solos en nuestras luchas y que, incluso en los momentos más difíciles, podemos encontrar consuelo y esperanza en el amor divino que nos rodea.


Que este conocimiento profundice su fe y les brinde seguridad en la certeza del amor incondicional de Dios en sus vidas.


 

La razón por la cual nada ni nadie puede separarnos del amor de Dios


se encuentra en la naturaleza misma de ese amor. Permítanme desglosar cada elemento mencionado por el apóstol Pablo en Romanos 8:38-39 para que comprendamos por qué estas cosas no pueden separarnos del amor eterno de Dios:

  1. La Muerte: La muerte, que a menudo percibimos como el final de todas las cosas en este mundo, no puede separarnos del amor de Dios porque el amor de Dios es eterno. Va más allá de la vida física y trasciende incluso la muerte. Después de la muerte, nuestra relación con Dios continúa en la eternidad.

  2. La Vida: Incluso en medio de la vida, con sus altibajos, desafíos y alegrías, el amor de Dios permanece constante. No importa qué tan difícil sea la vida, qué desafíos enfrentemos o cuán lejos sintamos que estamos de Dios, su amor nunca disminuye.

  3. Ángeles, Principados y Potestades: Esta referencia se refiere a los seres espirituales, tanto buenos como malos. Significa que ningún poder celestial o entidad espiritual tiene el poder de interponerse entre nosotros y el amor de Dios. Ni siquiera los ángeles, que son mensajeros de Dios, pueden cambiar el amor que Dios nos tiene.

  4. Lo Presente: Nada de lo que estamos experimentando actualmente, ningún sufrimiento o dificultad presente, puede separarnos del amor de Dios. Su amor está presente incluso en medio de nuestras pruebas y tribulaciones, brindándonos consuelo y fortaleza.

  5. Lo Porvenir: Ni siquiera el futuro, con todas sus incertidumbres y desafíos desconocidos, puede separarnos del amor de Dios. Su amor nos acompaña en cada paso del camino, guiándonos y sosteniéndonos en las circunstancias que aún están por venir.

Este pasaje es un recordatorio poderoso y reconfortante de que, sin importar lo que enfrentemos en la vida, el amor de Dios es constante, inmutable e inquebrantable. Es un amor que va más allá de las limitaciones de nuestro entendimiento humano y nos sostiene en todo momento, en esta vida y en la eternidad.


 

Mis amados hijos,


En los momentos de silencio, cuando buscan respuestas en medio del caos y encuentran consuelo en la quietud de sus corazones, estoy aquí, presente en cada suspiro y en cada pensamiento. Permítanme compartir con ustedes esta verdad eterna: ustedes son amados más allá de toda medida.


En sus alegrías, veo mi amor brillando en sus sonrisas y risas, en cada momento de felicidad que comparten. En sus lágrimas, encuentro mi amor envolviéndolos con ternura, como un padre que consuela a su hijo en la tristeza. En sus luchas, estoy a su lado, sosteniéndolos con fuerza y ​​dándoles el coraje para seguir adelante.


No importa cuán lejos crean estar de Mí, no hay distancia que pueda separarlos de Mi amor. Mi amor es como un océano infinito que abraza todas las cosas, un amor que supera todo entendimiento humano. En sus momentos de soledad, en sus momentos de duda, en sus momentos de temor, estoy ahí, extendiendo mis brazos para acogerlos y susurrándoles palabras de paz.


En cada amanecer, les ofrezco un nuevo día lleno de oportunidades para experimentar Mi amor en las pequeñas cosas: en el calor del sol, en el susurro del viento y en la sonrisa de un ser querido. Cada momento de su existencia está tejido con hilos de Mi amor, un amor que perdura más allá del tiempo y del espacio.


No teman, queridos hijos, por el futuro ni por lo desconocido, porque Yo estoy allí también. Estoy en el mañana, preparando el camino para ustedes, allanando senderos incluso en los lugares más difíciles. Mi amor es su guía segura, su luz en la oscuridad y su fuerza en la debilidad.


Recuerden siempre que son preciosos a mis ojos, valiosos más allá de cualquier medida terrenal. En Mi amor, encuentran su verdadera identidad y su propósito más profundo. Así que, cuando se sientan perdidos o desesperados, vuelvan su mirada hacia Mí, su Padre amoroso, y encontrarán consuelo en Mis brazos abiertos y en Mi amor eterno.

Con amor infinito,

Dios


 

Amado Dios,


Te damos gracias por tus palabras de amor que nos envuelven como un manto cálido y reconfortante. En este momento de reflexión, nos postramos ante Ti, reconociendo tu presencia constante en nuestras vidas. Nos maravillamos ante tu amor incondicional que trasciende toda comprensión humana.


Padre celestial, te pedimos que nos guíes con tu luz divina en nuestro camino. Permítenos sentir tu amor en cada latido de nuestro corazón y en cada pensamiento. Ayúdanos a recordar tus palabras cuando enfrentemos momentos de incertidumbre y soledad, para que podamos encontrar consuelo en tu amor eterno.


Señor, encomendamos nuestras preocupaciones y temores en tus manos amorosas. Danos fuerza para superar los desafíos que enfrentamos y la sabiduría para ver tu amor en todas las cosas, incluso en las dificultades. Ayúdanos a compartir este amor con los demás, para que puedan conocer tu gracia y tu paz también.


Te agradecemos, Padre, por tu amor que nos sustenta en cada paso del camino. Que nuestra vida sea un testimonio vivo de tu amor incondicional y eterno. En tu nombre oramos, confiando en tu gracia y misericordia.

Amén.


 

Amados,


En este momento de reflexión profunda, hemos sido recordados del amor inquebrantable de nuestro Padre celestial. Un amor que nos rodea en cada momento, que nos sostiene en nuestras debilidades y que ilumina incluso las noches más oscuras. Es un amor que nada puede separar de nosotros: ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes presentes, ni los futuros, ni ninguna otra cosa creada.


Que este conocimiento nos acompañe al salir de este espacio sagrado hoy. Llevemos consigo no solo las palabras, sino también el espíritu de esta verdad eterna. Que vivamos nuestras vidas arraigados en la certeza de este amor, compartiéndolo con el mundo que nos rodea.


Como hijos e hijas del Dios Todopoderoso, llevamos la luz de su amor a donde sea que vayamos. Que nuestras acciones hablen del amor que hemos conocido, que nuestras palabras sean portadoras de esperanza y que nuestras vidas sean un testimonio vivo de su gracia infinita.


Así que, adelante, amados, con valentía y confianza. Que nuestras vidas reflejen el amor que nos ha sido dado de forma tan generosa. Que este amor inspire nuestras interacciones diarias y guíe nuestros pasos en el camino de la fe.


Que el amor de Dios, que nos ha sostenido hoy, nos acompañe siempre, guiándonos, protegiéndonos y llenándonos de paz.


En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,

Amén.


-Tu consejero espiritual Sergio Andres.


 

  1. ¿Cómo te hace sentir saber que nada ni nadie puede separarte del amor de Dios? ¿Cómo cambia esto tu perspectiva sobre las dificultades que enfrentas en la vida?

  2. ¿En qué momentos de tu vida has sentido la presencia amorosa de Dios de manera más profunda? ¿Qué aprendiste de esas experiencias?

  3. ¿Cómo puedes aplicar el amor incondicional de Dios en tus interacciones diarias con los demás? ¿Hay alguna situación específica en la que sientas que necesitas recordar este amor?

  4. ¿Qué significa para ti el sacrificio de Jesucristo en la cruz en el contexto del amor de Dios? ¿Cómo te motiva este acto de amor a vivir tu vida diaria?

  5. ¿Hay alguna situación actual en la que te sientas alejado del amor de Dios? ¿Cómo puedes recordarte a ti mismo(a) que su amor está presente incluso en medio de esa situación?

  6. ¿Cómo puedes compartir el amor de Dios con aquellos que te rodean, especialmente con aquellos que pueden sentirse solos o desesperados? ¿Qué acciones específicas podrías tomar para mostrar ese amor a los demás?

  7. ¿Qué pasos puedes tomar para cultivar una conexión más profunda con Dios y experimentar su amor de manera más íntima en tu vida diaria? ¿Hay prácticas espirituales o momentos de reflexión que te ayuden a sentirte más cerca de Él?

Escoje una pregunta y Escribe en los comentarios una o mas respuestas...

353 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Unknown member
Oct 29, 2023

Amén 🙏🙏🙏

Like
bottom of page