top of page

Jesus no dijo que sería facil, pero valdra la pena


Jesus camina
Jesus camina con poder

Querido amigo y amiga,


Permíteme hablar directamente a tu corazón, porque sé que cada uno de nosotros enfrenta desafíos, altibajos y momentos de incertidumbre en la vida. A veces, cuando nos encontramos en medio de las dificultades, podemos sentirnos solos, como si Dios nos hubiera abandonado. Pero quiero que sepas que no estás solo. Dios está contigo en cada paso del camino, incluso en los momentos más oscuros.


Recuerda cómo era tu vida antes de conocer a Cristo. Quizás te sentías vacío, perdido o sin esperanza. Tal vez te enfrentabas a situaciones que parecían insuperables y te preguntabas si había algo más en este mundo. Pero entonces, llegó el evangelio a tu vida, llevando consigo la luz y la verdad de Cristo.


Piensa en esa experiencia, en ese viaje que comenzaste cuando decidiste seguir a Jesús. ¿Recuerdas cómo fue sentir la presencia de Dios por primera vez? ¿Cómo tu corazón se llenó de paz y amor incondicional? Sé que para muchos de ustedes, este encuentro fue transformador.


Ahora, mira tu vida hoy. Tal vez todavía enfrentas desafíos, pero ahora los enfrentas con una fe inquebrantable. Has experimentado el amor redentor de Cristo y has sentido cómo Él te levanta en medio de las caídas. Tu vida tiene un propósito, una dirección y una esperanza que solo se encuentran en Él.


Quiero que te detengas un momento y reflexiones: ¿cómo sería tu vida sin Dios? Imagina un mundo sin su amor, sin su gracia, sin su guía. Piensa en los momentos difíciles que has superado con su ayuda. Recuerda las bendiciones que has recibido, incluso cuando pensabas que no las merecías.


Querido amigo y amiga, la verdad es que Dios nunca te ha abandonado y nunca lo hará. Él te ama incondicionalmente y tiene un plan maravilloso para tu vida. Tu encuentro con Cristo no solo fue una experiencia pasajera, sino el comienzo de una relación eterna con un Dios que te ama más de lo que puedes imaginar.


Así que, en medio de tus desafíos y alegrías, en tus momentos de duda y fe, recuerda que Dios está contigo. Permítele ser tu roca, tu refugio y tu esperanza. Entrega tu vida a Él una vez más, confiando en que Él hará algo hermoso con ella. Por que Jesus no dijo que sería facil, pero valdría la pena.


 

"Jesús no dijo que sería fácil, pero valdría la pena"

Querido amigo y amiga,


Jesús mismo nos advirtió que en este mundo enfrentaríamos tribulaciones, pero también nos aseguró su victoria sobre el mundo (Juan 16:33). Esta promesa nos recuerda que, aunque la vida puede ser increíblemente difícil en ocasiones, la recompensa de seguir a Cristo y mantener nuestra fe en Él supera con creces cualquier sufrimiento que podamos enfrentar.


Cuando reflexionamos sobre esta frase, nos damos cuenta de que las luchas y desafíos que encontramos en nuestra jornada de fe no invalidan la promesa de Dios. De hecho, son precisamente estas pruebas las que nos permiten crecer, fortalecernos y aprender a confiar en Dios de una manera más profunda.


Cada lágrima derramada, cada lucha superada y cada obstáculo vencido nos acerca más a la promesa de Dios de una vida eterna en su presencia. Entonces, en los momentos de dificultad, cuando te sientes abrumado por las circunstancias y te preguntas si vale la pena seguir adelante, recuerda las palabras de Jesús. No prometió una travesía fácil, pero aseguró que valdría la pena. Cada desafío, cada sacrificio y cada lágrima serán recompensados en la eternidad. Mantén tu mirada en el premio final: una relación eterna con Dios, llena de amor, paz y gozo inigualables.


Que en medio de las dificultades, encuentres consuelo en la certeza de que Dios está contigo en cada paso del camino. Él es tu fuerza en la debilidad, tu esperanza en la desesperación y tu paz en la tormenta. No estás solo en tus luchas; el Salvador que prometió que valdría la pena sigue a tu lado, guiándote y sosteniéndote en su amor eterno.


 

Queridos amigos,

Invito a cada uno de ustedes a reflexionar juntos sobre la profunda verdad que encierra la afirmación: "Jesús no dijo que sería fácil, pero valdría la pena". A través de estas preguntas, deseo invitarlos a compartir sus pensamientos y experiencias, creando un espacio de reflexión y conexión entre nosotros:

  1. ¿Cómo interpretas la frase "Jesús no dijo que sería fácil, pero valdría la pena" en el contexto de tu vida personal? ¿Has enfrentado desafíos que te hicieron cuestionar tu fe o tu decisión de seguir a Cristo?

  2. ¿Cuál ha sido el desafío más grande que has enfrentado en tu caminar de fe? ¿Cómo te ayudó esa experiencia a crecer espiritualmente?

  3. Piensa en un momento difícil en el que sentiste que tus fuerzas estaban agotadas. ¿Cómo experimentaste la presencia de Dios en medio de esa situación?

  4. ¿Cómo te ha ayudado tu relación con Dios a superar los obstáculos en tu vida diaria? ¿Puedes compartir una experiencia específica en la que Dios te haya dado fuerzas para enfrentar una situación difícil?

  5. ¿Qué significa para ti "valdrá la pena" en el contexto de tu fe? ¿Qué esperas obtener al final de tu jornada de seguir a Cristo, incluso en medio de las dificultades?

  6. ¿Conoces alguna historia de alguien más que haya enfrentado desafíos significativos y haya encontrado consuelo y esperanza en su relación con Dios? ¿Cómo te ha inspirado esa historia?

  7. En los momentos de duda y desánimo, ¿cómo encuentras la motivación para seguir adelante en tu fe? ¿Hay pasajes bíblicos o citas inspiradoras que te ayudan a mantenerte firme en tu creencia en que valdrá la pena?

  8. ¿Qué pasos concretos puedes tomar para recordar la promesa de que valdrá la pena, incluso en los momentos difíciles? ¿Cómo puedes compartir esta esperanza con otros que puedan estar pasando por situaciones similares?

Los invito a compartir sus pensamientos y reflexiones. Cada experiencia y perspectiva son valiosas y pueden inspirar y alentar a los demás en su caminar de fe.


 

Dios te dice hoy


Querido hijo, querida hija,


Hoy deseo hablar directamente a tu corazón, para que escuches Mi voz de amor y consuelo. Sé que la vida a menudo te presenta desafíos que te hacen cuestionar tu fuerza y tu fe. Puede que te sientas cansado, abrumado por las luchas diarias, pero quiero que sepas que estoy contigo en cada paso del camino.


Recuerda que cuando te dije que en este mundo enfrentarías tribulaciones, también te prometí Mi paz. Mi amor por ti no conoce límites, y Mi gracia es suficiente para sustentarte en los momentos de debilidad. Aunque las dificultades puedan parecer insuperables, Yo soy más grande que cualquier problema que puedas enfrentar.


Sé que hay momentos en los que te preguntas si realmente valdrá la pena perseverar, si Mi plan para tu vida tiene sentido en medio del dolor y la confusión. Quiero que sepas que cada lágrima que derramas no pasa desapercibida para Mí. Cada suspiro, cada carga que llevas, Yo lo llevo contigo.


En los momentos de oscuridad, Mi luz brilla más intensamente. En las tormentas, Mi paz puede calmar incluso las olas más turbulentas. No te he prometido una vida sin desafíos, pero he prometido estar contigo en cada uno de ellos.


Mi querido hijo, Mi amada hija, tu vida tiene un propósito divino. Cada prueba, cada victoria, cada lágrima y cada sonrisa forman parte de Mi plan perfecto para ti. Te he creado con un propósito único y especial, y cada experiencia que vives contribuye a ese propósito.

Cuando te sientas desalentado, levanta tus ojos hacia Mí. En Mi amor encontrarás fuerza para seguir adelante. En Mi gracia descubrirás que cada desafío, por difícil que sea, puede ser superado. En Mi esperanza hallarás la certeza de que, aunque las noches sean oscuras, el amanecer siempre llegará.


Confía en Mí, hijo mío, hija mía. No temas. Yo estoy contigo en cada momento, guiándote, sosteniéndote y amándote más allá de lo que puedes comprender. Valdrá la pena, porque en Mí encontrarás la plenitud de la vida, la paz que sobrepasa todo entendimiento y el amor que nunca falla.

Con amor eterno,

Dios


 

Querido Dios celestial,


Hoy nos acercamos a Ti en humildad y gratitud por tu amor incondicional. Gracias por recordarnos que, a pesar de las dificultades, estás siempre a nuestro lado, sosteniéndonos con tu gracia y amor infinitos. Nos maravillamos ante tu sabiduría divina y tu plan perfecto para cada uno de nosotros.


Padre celestial, en estos momentos, te pedimos fortaleza para enfrentar los desafíos de la vida con valentía y fe inquebrantable. Ayúdanos a confiar en tu promesa de que, aunque las noches sean oscuras, siempre llegará un nuevo amanecer. Permítenos encontrar consuelo en tu paz que sobrepasa todo entendimiento y esperanza en tu amor eterno.


Te agradecemos por el propósito que has tejido en nuestras vidas y te pedimos que nos guíes para cumplirlo con alegría y determinación. Ayúdanos a perseverar en la fe, recordando siempre tus palabras de aliento y promesa. Que nuestras vidas sean un testimonio vivo de tu amor y gracia.


Padre amoroso, confiamos en tu plan divino y en tu dirección para nuestras vidas. Te entregamos nuestras preocupaciones y miedos, sabiendo que en tus manos todo está bajo control. Que podamos descansar en tu paz y confiar en tu bondad, incluso en medio de las tormentas.


Te lo pedimos en el nombre de tu amado hijo, Jesucristo. Amén.


 

Queridos amigos,


Hoy, en medio del ruido del mundo y las distracciones de la vida diaria, quiero hacer un fuerte llamado a cada uno de ustedes. Escuchen con atención, porque estas palabras provienen del corazón mismo del universo, del amor incondicional de un Padre celestial que los conoce, los ama y tiene un plan extraordinario para sus vidas.


¡Despierten, oh almas dormidas! No permitan que la rutina y las preocupaciones mundanas los adormezcan. Hay una verdad más grande, un propósito más profundo esperándolos. La vida no es solo un cúmulo de momentos sin sentido; cada uno de ustedes tiene un rol vital en el tejido del universo.


¡Levántense, valientes guerreros de la luz! No teman a las adversidades ni se dejen vencer por las dificultades. Enfrenten sus miedos y dudas con fe inquebrantable. Ustedes son más fuertes de lo que piensan y están rodeados por el poder divino que los sustenta en cada batalla.


¡Avancen, buscadores de la verdad! No se conformen con respuestas superficiales ni se contenten con la mediocridad. La sabiduría infinita del universo está a su disposición. Busquen, pregunten, profundicen. Descubran el conocimiento que transforma y despierta las mentes y los corazones.


¡Amen, almas hambrientas de amor! No busquen la satisfacción en los placeres temporales ni en las posesiones materiales. El amor que necesitan no se encuentra en las cosas, sino en la relación profunda con su Creador y con sus semejantes. Amen con todo su ser, sin reservas ni condiciones.


¡Sirvan, corazones compasivos! No se cierren ante el sufrimiento ajeno ni ignoren las necesidades de los demás. El mundo clama por manos amorosas, por almas generosas que compartan su luz y su esperanza. Sirvan con humildad y dedicación, sin esperar reconocimiento ni recompensa terrenal.


¡Persistan, peregrinos de la fe! No se desanimen por las pruebas ni se alejen cuando las respuestas parezcan lejanas. La fe es el fundamento que sostiene sus vidas, una certeza inquebrantable de que hay un propósito mayor, incluso en los momentos de oscuridad.

Este es un llamado a despertar, a levantarse, a avanzar, a amar, a servir y a persistir en la fe. El mundo necesita sus dones, sus talentos y, sobre todo, su amor. No subestimen el impacto que pueden tener en la vida de los demás y en el curso mismo de la historia.


Que este llamado resuene en lo más profundo de sus corazones y los impulse a vivir con pasión, propósito y determinación. El mundo está esperando su luz. ¡Adelante, valientes guerreros del amor y la verdad!

Con amor y convicción,


[Sergio Andres tu Consejero Espirtitual]

577 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

3 Comments


Unknown member
Nov 03, 2023

Amen 🙏🏻

Like

Unknown member
Nov 03, 2023

Amén 🙏🙏🙏

Like

Unknown member
Nov 03, 2023

Gracias padre por este nuevo día por este nuevo mes Gracias DIOS por tu bendito e incomparable Amor que seas tu padre Amoroso guiándonos día tras día fortalesiendo nuestras vidas señor tu eres mi roca mi Luz quédate cada día a mi lado padre te lo pido en él poderoso nombre de Jesús amén y amén

Like
bottom of page