top of page

La promesa del Espíritu Santo


Una paloma del espiritu evitando las redes sociales
el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.


En las palabras del buen Maestro, encontramos no solo sabiduría y amor, sino también una promesa que ha trascendido a lo largo de los siglos, tocando los corazones de aquellos que anhelan una conexión más profunda con lo divino. En medio de las incertidumbres del mundo, donde las sombras de la soledad y la desesperación a menudo acechan, estas palabras de Jesús resplandecen como una luz en la oscuridad, ofreciendo consuelo y esperanza a los corazones sedientos de Dios.


Imaginemos el escenario: los discípulos, confundidos y temerosos, se aferran a las palabras de su amado Maestro. Él, consciente de las luchas que enfrentarán, les promete algo extraordinario, algo que va más allá de la comprensión humana. Les promete el Espíritu Santo, un consolador, un guía, una presencia divina que nunca los dejará solos.


¿Qué significa esta promesa para nosotros hoy? ¿Cómo podemos sentir la realidad de esta presencia en nuestras vidas, en medio de nuestros propios miedos y desafíos? En este devocional, vamos a explorar juntos la esencia de la promesa del Espíritu Santo. Vamos a adentrarnos en las profundidades de estas palabras, no solo como un relato antiguo, sino como una verdad viva y eterna que puede transformar nuestras vidas.


Nuestra reflexión nos llevará a lugares del corazón donde las necesidades más apremiantes se encuentran. Encontraremos consuelo para los afligidos, compañía para los solitarios y dirección para los perdidos. Descubriremos que, en la promesa del Espíritu Santo, encontramos no solo una respuesta a nuestras preguntas más profundas, sino también un amor que supera toda comprensión, un amor que nos sostiene en medio de las tormentas y nos guía hacia la paz.


Preparémonos para sumergirnos en esta promesa divina, con corazones abiertos y mentes receptivas. Que esta reflexión nos lleve a un encuentro más íntimo con el Espíritu Santo, transformando nuestra sed en una fuente inagotable de amor, esperanza y fortaleza. ¡Acompáñenme en este viaje espiritual mientras exploramos juntos la maravillosa promesa del Espíritu Santo, la promesa que nos asegura que nunca estamos solos en nuestro caminar con Dios!


 

Parte Dos: El Enigma Resuelto: ¿Por Qué Cristo Nos Deja al Amparo del Espíritu Santo?


Enfrentamos un enigma profundo y misterioso: ¿por qué Cristo considera como un deber dejarnos al amparo del Espíritu Santo? ¿Acaso tiene conocimiento de los peligros que acechan en este mundo, un enemigo astuto que se oculta entre las sombras y conspira contra nuestra paz y salvación?


La respuesta, querido amigo, yace en el conocimiento profundo que Cristo tiene de la naturaleza humana y de las fuerzas que se oponen al bien. Él, en su infinita sabiduría, comprende que en este mundo, hay desafíos que van más allá de nuestras capacidades humanas para afrontar. Hay tentaciones sutiles, hay asechanzas disfrazadas, hay un enemigo que busca desviar nuestros corazones del camino de la verdad y el amor.


Pero Cristo, en su amor incondicional por nosotros, nos brinda la solución. Nos deja al amparo del Espíritu Santo, una presencia divina que nos guía, nos fortalece y nos protege. En el Espíritu Santo encontramos la luz que disipa las sombras del engaño, la fuerza que nos sostiene en medio de las tormentas y la sabiduría que nos guía por los caminos de la rectitud.


Entonces, ¿cómo enfrentamos este enemigo oculto que se interpone en nuestro camino? Confiando en la promesa de Cristo y abrazando el poder del Espíritu Santo. En Su presencia, encontramos discernimiento para reconocer las artimañas del enemigo y valentía para resistir sus engaños. En Su amor, encontramos la fuerza para vencer cualquier adversidad y la paz que supera todo entendimiento.


Así que, cuando te enfrentes a las asechanzas del enemigo, recuerda esta verdad: estás bajo el amparo del Espíritu Santo. Confía en Su guía, abre tu corazón a Su amor y permite que Su poder transformador te fortalezca. En esta confianza, encontrarás la respuesta al enigma, la certeza de que, a pesar de los desafíos que enfrentamos en este mundo, estamos protegidos por el amor eterno de Dios. En el Espíritu Santo, encontramos el refugio seguro que nos sostiene en todas las circunstancias. Confía, cree y avanza con valentía, porque en el amparo del Espíritu Santo, somos invencibles.


 


Parte Tres: No Os Dejaré Huérfanos; Vendré a Vosotros


Imaginemos por un momento el profundo amor que estas palabras encierran. "No os dejaré huérfanos", nos dice Jesús. En estas simples pero poderosas palabras, encontramos consuelo para los corazones rotos y esperanza para los desamparados. ¿Qué significado tienen estas palabras para nosotros, para aquellos que a menudo nos sentimos solos y desprotegidos en este mundo?


Jesús, en su infinita compasión, comprende nuestras necesidades más profundas. Él nos ve en nuestra totalidad, con nuestras alegrías y nuestras tristezas, nuestras victorias y nuestras derrotas. Cuando nos sentimos perdidos y desolados, Él nos asegura: "No os dejaré huérfanos". En estas palabras, encontramos la promesa de un amor eterno que nos sostiene en los momentos de desesperación.


¿Qué significa ser huérfanos? Implica más que la pérdida de padres terrenales; implica sentirse abandonado, desprovisto de amor y cuidado. Pero Jesús nos dice que no importa cuán solos nos sintamos, no importa cuánto dolor llevemos en nuestros corazones, Él vendrá a nosotros. Esta promesa es como un bálsamo para nuestras almas heridas, una promesa de que nunca estamos realmente solos.


Imagina a Jesús extendiendo sus brazos amorosos hacia ti en este momento, sintiendo tu dolor y tus necesidades. Él te está diciendo: "Estoy aquí. No te abandonaré. Estoy contigo en cada paso del camino". En estas palabras, encontramos el consuelo que tanto anhelamos, la certeza de que somos amados más allá de toda medida y que nunca enfrentamos nuestros desafíos solos.


Así que, en medio de tus necesidades espirituales y físicas, recuerda estas palabras de Jesús. Permíteles penetrar en lo más profundo de tu ser y llenarte con la certeza de su amor. En su promesa de no dejarnos huérfanos, encontramos la fortaleza para enfrentar cualquier dificultad y la esperanza para un mañana mejor. Confía en que Él está contigo, sosteniéndote en su amor inquebrantable. Que estas palabras simples pero profundas te brinden consuelo y paz, hoy y siempre.


 

Parte Cuatro: Consideremos el versículo completo que contiene la promesa del Espíritu Santo.


El versículo en cuestión se encuentra en el Evangelio según Juan, capítulo 14, versículo 18 (Juan 14:18):


"No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros."


En estas simples palabras, encontramos una promesa profunda y significativa. Jesús, hablando a sus discípulos y, por extensión, a todos nosotros, nos asegura que no nos dejará desamparados ni solos. La imagen de ser huérfanos evoca una sensación de abandono y desprotección, pero Jesús promete que no experimentaremos esa soledad. Él vendrá a nosotros, estará con nosotros.


Este versículo resalta la naturaleza constante y fiel del amor de Dios. Implica que no importa cuán lejos nos alejemos, cuán oscuro sea nuestro camino o cuán solos nos sintamos, Dios está presente. Jesús no solo es un maestro o un líder espiritual, sino también un amigo cercano y un consolador. Esta promesa nos brinda una profunda sensación de seguridad y paz.


Este versículo también subraya la idea del compromiso de Jesús con nosotros. No es una promesa vaga de ayuda ocasional, sino una declaración de su presencia continua en nuestras vidas. Esto implica una relación cercana y amorosa, donde podemos confiar en que Dios está siempre a nuestro lado, en cada alegría y en cada tristeza, en cada victoria y en cada desafío.


En última instancia, este versículo nos invita a confiar en la fidelidad de Dios. Nos recuerda que, incluso en los momentos más oscuros, podemos encontrar consuelo en la presencia constante de Dios a través del Espíritu Santo. Esta promesa es un recordatorio de que nunca estamos solos en nuestra jornada espiritual y que podemos confiar en el amor eterno de Dios para guiarnos y protegernos en cada paso del camino.


 

Parte cinco: Jesus te dice hoy...


En las palabras que te traigo a continuación, imagina a Jesús mismo hablándote, sus ojos llenos de compasión y amor, sus palabras resonando con verdad y esperanza:


"Amado hijo, amada hija,


Sé que a veces el camino parece difícil, lleno de desafíos que te hacen tambalear. Puedo sentir tu cansancio y tus preocupaciones, tus miedos y tus dudas. Pero quiero que sepas que estás en Mis manos amorosas. Te conozco desde antes de que fueras formado en el vientre de tu madre. Conozco cada pensamiento que pasa por tu mente y cada latido de tu corazón.


Cuando dije: 'No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros', estaba hablando directamente de ti. Mi amor por ti es incondicional e inmutable. No importa cuántos errores hayas cometido, cuántas veces hayas caído o cuántas lágrimas hayas derramado en soledad; estoy ahí, a tu lado, extendiendo mi mano para levantarte.


Cuando enfrentas las asechanzas del mundo y te preguntas por qué debes lidiar con ellas, recuerda que he dejado en ti una chispa divina: el Espíritu Santo. Él es tu guía, tu consolador, tu fuerza en tiempos de debilidad. Permítele trabajar en tu corazón, transformando tus miedos en valentía, tus dudas en fe inquebrantable y tus tristezas en gozo.


Confía en Mí, incluso cuando las circunstancias parezcan desesperadas. En cada desafío, en cada momento de soledad, estoy contigo. Mi promesa es más que palabras en un antiguo libro; es un vínculo eterno entre tú y Yo, sellado con Mi sacrificio en la cruz.


Cuando sientas que la oscuridad amenaza con extinguir tu luz, recuerda estas palabras: 'No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros'. Estoy aquí, en este momento, en tu vida, en tu corazón. Permíteme ser tu guía, tu consuelo y tu esperanza. En Mí, encontrarás el amor que siempre has anhelado y la paz que el mundo no puede dar.

Con amor eterno,

Jesús"


 

Parte Seis: Oración en Respuesta a Jesús


Amado Jesús,

Hoy, en la profundidad de mi ser, te doy gracias por tus palabras de amor y consuelo. Escuchar tu voz en mi corazón me llena de esperanza y fortaleza. Cuando dices: "No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros", siento tu presencia a mi alrededor, envolviéndome en tu amor incondicional.


Reconozco que a veces me siento perdido en este mundo, enfrentando desafíos que a menudo parecen abrumadores. Pero en tus palabras encuentro consuelo. Me recuerdas que nunca estoy solo, que siempre estás a mi lado, incluso en los momentos más oscuros de mi vida.


Hoy, Señor, abro mi corazón completamente ante ti. Reconozco mi necesidad de tu guía, tu consuelo y tu fuerza. Acepto tu promesa de enviarme al Espíritu Santo, para que sea mi compañía constante en este viaje terrenal. Que tu Espíritu ilumine mi camino, dándome discernimiento para reconocer tu voluntad y fortaleza para seguir adelante, sin importar los obstáculos que encuentre.


Gracias por amarme de esta manera profunda y completa. Ayúdame a reflejar tu amor a los demás, a ser una luz en medio de la oscuridad, a compartir la esperanza que encontré en ti. Que mi vida sea un testimonio de tu gracia y tu misericordia, para que otros también puedan conocer tu amor transformador.


En tu nombre poderoso, oro y agradezco, confiando plenamente en tu promesa: "No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros". Amén.


 

Parte Final: Un Llamado a Confiar en las Palabras de Jesús


Queridos/as,

Al llegar al final de este devocional, quiero recordarles la poderosa promesa que Jesús nos ha dado: "No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros". Estas no son simples palabras; son un vínculo inquebrantable con el amor divino. En medio de todas las pruebas y tribulaciones, en los días soleados y en las noches oscuras del alma, estas palabras resplandecen como una estrella en el cielo nocturno.


Es mi ferviente esperanza que estas palabras hayan tocado sus corazones, que hayan encontrado consuelo y esperanza en la promesa del Espíritu Santo. Les insto a confiar en estas palabras, a dejar que se hundan profundamente en sus almas y a transformar sus vidas. Permitan que el amor de Cristo los guíe y los fortalezca en cada paso del camino.


Quiero invitarlos a compartir este mensaje de esperanza con quienes los rodean. Si estas palabras han resonado en su corazón, les pido que toquen el corazón de otros también. Compartan este devocional con sus seres queridos, con amigos y colegas. En cada "me gusta" y en cada comentario, están extendiendo el amor de Cristo a través de las redes, llevando consuelo a los necesitados y esperanza a los corazones desalentados.


Recordemos juntos que no estamos solos en este viaje. Estamos unidos por el amor de Dios, fortalecidos por la promesa del Espíritu Santo. Así que, confiemos en estas palabras, compartamos este amor y dejemos que la esperanza se propague como un fuego brillante en un mundo que tanto necesita luz.


Que el amor de Cristo siga guiándonos, fortaleciéndonos y uniendo nuestros corazones en su amor eterno.


Con gratitud y esperanza,

[Sergio Andres tu Consejero Espiritual]

472 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Unknown member
Sep 29, 2023

Amén hay días que me ciento sola pero rápido se me pasan esos pensamientos y el sentir porque se que no estoy sola El Espíritu Santo me acompaña y me acompañará todo el día.... Amén amén 🙏🙏❤️😇😇

Like
bottom of page