top of page

Fija tus ojos en Cristo

Devocional con oración y reflexión 15 Julio

Jesus hermoso con ojos azules caucasico
Jesus, con ojos llenos de ternura, dirige su mirada al Padre celestial para interceder en nuestro nombre.


Buenos días Queridos/as,


En días anteriores, hemos tenido el privilegio de sumergirnos en la maravillosa figura de Jesús. Ayer meditamos en su poderoso mensaje en Apocalipsis, y antier, exploramos algunas de las extraordinarias cualidades que El posee.


Hoy, continuaremos nuestro viaje en busqueda de la verdad, consciente de que, aunque intentemos abarcarcar todo de Jesús, nunca agotaremos la inmensidad de su grandeza. En cada faceta de su ser, encontramos sabiduría, amor, gracia y compasión ilimitados.


En el transcurso de nuestros devocionales, muchos de ustedes han notado que Jesús siempre a ocupado un lugar central y especial en mis enseñanzas. Él es el corazón y el fundamento de todo lo que comparto.


"Mi enfoque es cristocéntrico, al enfocarme en Jesús, deseo resaltar las enseñanzas universales de amor, compasión y bondad que él personifica. Su mensaje trasciende las barreras religiosas y habla al corazón humano. Es en su vida y enseñanzas que encuentro sabiduría y dirección para vivir una vida significativa y plena. Además, creo en la Trinidad, reconociendo la presencia y el papel del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo en mi fe. La Trinidad representa la naturaleza divina en tres personas y es un misterio que amplía la comprensión de Dios y su amor inmenso hacia la humanidad".


Mis fieles seguidores, agradezco su apoyo y su disposición para explorar junto a mí la grandeza de Jesús. Continuaremos adentrándonos en su mensaje de amor y esperanza, con el objetivo de inspirar y fortalecer nuestra relación con Dios y con los demás.


 

Aplica


Cuando nos enfocamos verdaderamente en Jesús y nos acercamos a él, experimentamos una serie de bendiciones y bondades que transforman nuestras vidas de manera extraordinaria. Permíteme compartir contigo algunas de estas maravillosas bendiciones:


  1. Paz interior: Al estar cerca de Jesús, encontramos una paz que trasciende todas las circunstancias. Su presencia nos calma en medio del caos y nos llena de serenidad en tiempos de turbulencia. En Jesús, hallamos un refugio seguro donde nuestras preocupaciones y ansiedades encuentran alivio.

  2. Amor incondicional: Jesús nos ofrece un amor que va más allá de nuestras fallas y limitaciones. Él nos acepta tal como somos y nos ama incondicionalmente. Su amor es profundo, sincero y eterno. En su compañía, experimentamos un amor que sana nuestras heridas y nos llena de significado y valor.

  3. Propósito y dirección: Al caminar cerca de Jesús, descubrimos nuestro propósito y vocación en la vida. Él nos guía en cada paso, mostrándonos el camino que nos llevará a cumplir nuestro propósito divino. En su compañía, encontramos la dirección que necesitamos para tomar decisiones sabias y vivir una vida plena.

  4. Transformación interior: La cercanía con Jesús nos transforma de adentro hacia afuera. Su Espíritu Santo trabaja en nosotros, renovando nuestra mente, transformando nuestros corazones y moldeándonos a su imagen. A medida que nos acercamos a él, experimentamos un cambio profundo que nos ayuda a crecer espiritualmente y a reflejar su carácter en nuestra vida diaria.

  5. Fortaleza en las pruebas: Cuando enfrentamos dificultades y desafíos, Jesús nos fortalece y nos sostiene. Él es nuestro refugio seguro y nuestra fortaleza en momentos de debilidad. Al estar cerca de él, recibimos la gracia y el poder para superar obstáculos, encontrar consuelo en el dolor y perseverar en medio de las pruebas.

  6. Comunión con Dios: Jesús es el camino hacia una relación íntima con el Padre celestial. Al estar cerca de Jesús, experimentamos una conexión profunda con Dios, disfrutando de una comunión constante con nuestro Creador. Esta cercanía nos llena de gozo, nos nutre espiritualmente y nos acerca cada vez más al corazón de Dios.

Estas son solo algunas de las bendiciones y bondades que experimentamos al estar cerca de Jesús. Cada día que pasamos con él nos revela nuevas facetas de su amor y nos invita a un nivel más profundo de intimidad y crecimiento espiritual.

 

Lectura Biblica


permíteme desglosar el pasaje de Hebreos 12:1-2 verso por verso para una mejor comprensión:


Verso 1: "Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante."


En este verso, se nos anima a mantenernos firmes en nuestra fe y a perseverar en nuestra carrera espiritual. La referencia a "tan grande nube de testigos" se refiere a aquellos que han vivido antes que nosotros y han demostrado un testimonio de fe fiel. Nos exhorta a despojarnos de todo lo que nos impide avanzar, ya sea cargas emocionales, pecados o cualquier obstáculo que pueda desviar nuestra atención de Dios. Debemos correr con paciencia y determinación la carrera que Dios ha establecido para nosotros.


Verso 2: "Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él sufrió la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios."


Este verso enfatiza la importancia de fijar nuestra mirada en Jesús como nuestro modelo y ejemplo supremo de fe. Él es el autor y consumador de nuestra fe, el que nos guía y perfecciona en nuestra caminata espiritual. A pesar del sufrimiento y la vergüenza que enfrentó en la cruz, Jesús perseveró debido a la alegría que tenía delante: la salvación de la humanidad. Después de completar su misión en la tierra, Jesús ascendió al cielo y se sentó a la diestra de Dios, mostrando su exaltación y autoridad divina.


Este pasaje nos insta a mirar a Jesús como nuestro ejemplo supremo, a seguir sus pasos y a perseverar en nuestra fe a pesar de los obstáculos y desafíos que puedan surgir en nuestro camino. Nos recuerda que Jesús es nuestra fuente de fortaleza y nuestra esperanza en medio de las dificultades.


Que este pasaje de Hebreos 12:1-2 nos inspire a despojarnos de todo lo que nos impide avanzar en nuestra fe y a mantener nuestros ojos fijos en Jesús, quien nos guía y nos da la fortaleza para correr la carrera de la fe con paciencia y perseverancia.


 

Oremos


Querido Dios,


En este momento, levanto mi corazón hacia Ti y me rindo ante tu soberanía y amor. Te agradezco por el pasaje inspirador de Hebreos 12:1-2, que nos insta a correr la carrera de la fe con perseverancia y a fijar nuestros ojos en Jesús.


Padre, ayúdame a despojarme de todo peso y pecado que me asedia, para que pueda avanzar con ligereza y determinación en mi caminar contigo. Dame fuerzas para superar las tentaciones y los obstáculos que puedan surgir en mi vida, sabiendo que en ti encuentro la fortaleza necesaria.


Concédeme la paciencia y la perseverancia para continuar corriendo esta carrera de fe, recordando siempre el ejemplo de Jesús. Ayúdame a mirar a Jesús como mi autor y consumador de la fe, aquel que sufrió la cruz por mí, menospreciando la vergüenza, y ahora se sienta a tu diestra en gloria y majestad.


Que cada paso que doy esté guiado por tu Espíritu Santo y en línea con tu voluntad. Ayúdame a mantener mi mirada fija en Jesús, encontrando en Él la motivación, el consuelo y la esperanza que necesito en mi jornada espiritual.


Te pido, Dios, que me llenes de tu gracia y de tu poder para perseverar en medio de las pruebas y dificultades. Que mi fe se fortalezca cada día y que tu amor inagotable sea mi fuente de inspiración y consuelo.


En el nombre de Jesús, mi Salvador y Señor, confío en que me guiarás y me sostendrás en esta carrera de fe. Amén.


 

En cada devocional, hemos explorado verdades espirituales y nos hemos acercado más a la presencia de Dios. Ha sido un privilegio acompañarlos en este tiempo de reflexión y crecimiento espiritual.


Recuerden que el camino de fe es un viaje continuo, lleno de altibajos y desafíos. Pero en cada paso, podemos confiar en que Dios está con nosotros, fortaleciéndonos y guiándonos en cada etapa de nuestro caminar.


Que nunca dejemos de buscar la verdad, la sabiduría y el amor de Dios en todas las áreas de nuestra vida. Que sigamos fijando nuestros ojos en Jesús, quien es nuestro ejemplo perfecto de fe y amor.


Que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, llene sus corazones y les brinde consuelo en medio de cualquier situación. Que su gracia y misericordia les acompañen cada día, recordándoles que son amados y valorados por el Creador del universo.


Mantengamos viva nuestra relación con Dios a través de la oración, la lectura de su Palabra y la comunión con otros creyentes. Que nuestra fe se fortalezca y que seamos luces brillantes en un mundo que necesita desesperadamente la esperanza y el amor de Jesús.


Que sigamos buscando la verdad, siguiendo el camino que Dios ha trazado para nosotros, y compartiendo su amor con aquellos que nos rodean. Que nuestras vidas sean testimonios vivientes de su gracia transformadora.


Con gratitud y bendiciones,

Sergio Andres tu Consejero Espiritual.



470 visualizaciones4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page