top of page

La Inagotable Misericordia de Dios



Sergio Andres
Consejero espiritual


Lamentaciones 3:22-33 Reina-Valera 1960

Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.


Devocional: La Misericordia Inmarcesible en Nuestro Sendero Extraviado

1. Reflexión Inicial: El Camino Desviado y la Incomprensible Misericordia


En el caminar errante del ser humano, donde cada paso parece alejarnos más de la luz divina, encontramos en Lamentaciones 3:22-33 un asombroso contraste: la inagotable misericordia de Dios. Este pasaje es un testimonio poderoso de cómo, incluso en el laberinto de nuestras propias equivocaciones, la compasión de Dios nos sigue. Es una verdad que nos desarma, nos confronta y, sobre todo, nos maravilla. ¿Cómo puede ser que, a pesar de nuestras faltas repetidas, el amor de Dios no solo perdure sino que se renueve cada mañana?


El profeta Jeremías, en medio del lamento por la destrucción de Jerusalén, encuentra una joya incrustada en las cenizas del desastre: la fidelidad de Dios. A través de su poesía cargada de dolor, emerge una melodía de esperanza. "Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad." (Lamentaciones 3:22-23). La promesa divina no es un eco distante, sino una voz clara que nos habla en el aquí y ahora, asegurándonos que nuestra historia no termina en el fracaso.


2. Plegaria de Agradecimiento por la Misericordia Eterna Oh Señor Eterno, cuyo corazón de amor se extiende más allá de los cielos, me postro en asombro ante la magnitud de Tu misericordia. En la contemplación de Tu bondad, encuentro paz para mi alma que a menudo se desvía y tropieza. En la luz de Tu fidelidad, mis sombras son disipadas y mi espíritu se renueva con la promesa de un nuevo día bajo Tu cuidado.


Gracias, Padre, porque cada día es una página en blanco en el libro de mi vida, y con Tu pluma de gracia, se escriben historias de redención. En este momento de oración, me aferro a la verdad de que, aun cuando fallo y me pierdo, Tú estás conmigo, sosteniéndome y guiándome hacia la senda de la vida. Ayúdame a vivir en la realidad de Tu misericordia diaria, y que mi corazón responda con un caminar que te honre y refleje Tu amor. Amén.


3. Reflexión donde Habla Dios: El Eco de la Misericordia en Nuestro Caminar "Ven, amado mío, en tu errar, y descansa en el oasis de mi misericordia. No he contado tus errores, ni he medido tu amor por la perfección de tus pasos. Misericordia quiero, y no sacrificio. Mi amor por ti es más profundo que los océanos y más constante que las estrellas. En tus momentos más oscuros, cuando el peso de tu errancia te oprime, levanta tus ojos hacia mí, porque soy yo quien sostiene tu mañana y te ofrece un nuevo comienzo.


No te he llamado a caminar en la perfección, sino en la consciencia de mi amor incondicional. La gracia que te ofrezco no es una recompensa por tu rectitud, sino un regalo para tu fragilidad. Camina en la libertad de saber que estás cubierto por mi misericordia que no tiene fin."


4. Llamado a la Meditación y Compartir la Maravilla Divina Hoy, te invito a sumergirte en la profundidad de la misericordia de Dios. Permite que esta reflexión sea el espejo donde veas reflejada no solo tu propia humanidad sino también la divina fidelidad que te abraza. No es suficiente leer sobre la misericordia; es esencial vivirla, respirarla, y permitirle que transforme cada aspecto de nuestra existencia.


Si has sentido el toque de esta misericordia incomprensible, te animo a llevar esta buena nueva a otros. Dale 'me gusta' a este devocional si ha encontrado un lugar.


Sergio Andres tu CE

547 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments


Unknown member
Feb 09

Amén gracias padre por tu infinita misericordia gracias por que cada mañana es Nueva es grande y poderoso tu amor señor gracias padre en el poderoso Nombre de Jesús amén

Like

Unknown member
Jan 23

Amen🙏🙏🙏 gracias Sergio Andres, Dios te bendiga

Like
bottom of page