top of page

Oración por las madres



Padre celestial,


bendice a todas las madres en este día,

ellas que dan vida y amor sin medida,

ellas que nutren con su bondad y guía.


Concedeles fuerza para los días difíciles,

y momentos de alegría para los felices,

que sus corazones estén llenos de gratitud,

por el regalo sagrado de la maternidad.


Que encuentren consuelo en los momentos de duda,

y sabiduría en las decisiones que toman,

que cada lágrima sea un recordatorio,

del amor profundo que por sus hijos emanan.


Bendice a las madres de todo el mundo,

aquellas que están cerca y las que están lejos,

que sientan el abrazo de tu amor eterno,

y la gratitud de todos aquellos a quienes aman.

 

Título: El Amor Inagotable de una Madre


Versículo clave: "Como una madre consuela a su hijo, así yo los consolaré a ustedes" - Isaías 66:13


Reflexión:


En la maternidad, encontramos un reflejo del amor divino. Una madre es alguien cuyo amor es inagotable, cuyo sacrificio es inmenso y cuya guía es inestimable. Así como una madre cuida y protege a su hijo, Dios nos cuida y nos protege con un amor sin límites.


Cuando miramos a las madres a nuestro alrededor, vemos su dedicación, su fortaleza y su ternura. Cada sacrificio que hacen, cada beso que dan, es un recordatorio del amor incondicional que Dios tiene por cada uno de nosotros.


En los momentos de dificultad, en los momentos de duda, recordemos el amor de una madre y sepamos que ese amor es solo un reflejo del amor aún mayor que Dios tiene por nosotros. Nos consuela, nos sostiene y nos lleva adelante en nuestras vidas.

 

En la vorágine de la vida, a veces olvidamos la importancia de detenernos y honrar a quienes nos han dado tanto. Es fácil caer en la rutina diaria, dejando pasar las oportunidades para expresar gratitud y amor hacia nuestras madres.


El tiempo, ese recurso tan preciado, a menudo se desliza entre nuestros dedos mientras perseguimos nuestras metas y responsabilidades. Pero, ¿cuánto de ese tiempo dedicamos verdaderamente a nuestras madres? ¿Cuántas veces les hemos dicho "te quiero" o "gracias" de corazón en lugar de darlo por sentado?


Quizás hemos dejado pasar llamadas telefónicas, pospuesto visitas o simplemente hemos estado físicamente presentes pero emocionalmente ausentes. En ese camino, nos alejamos de la oportunidad de nutrir y fortalecer una de las relaciones más importantes de nuestras vidas.


Es hora de detenernos y reflexionar sobre cómo estamos invirtiendo nuestro tiempo. ¿Estamos dedicando suficiente atención y cuidado a nuestras madres? ¿Estamos reconociendo su sacrificio y amor incondicional de la manera que se merecen?


Recordemos que el tiempo es un regalo que no se puede recuperar. Aprovechemos cada momento para demostrar a nuestras madres cuánto las valoramos y apreciamos. No esperemos hasta que sea demasiado tarde para expresar nuestro amor y gratitud hacia ellas.


Dediquemos tiempo de calidad, escuchemos sus historias, compartamos risas y lágrimas juntos. En cada gesto de amor y aprecio, cultivamos un vínculo más fuerte y profundo con nuestras madres, honrando así el amor y el sacrificio que nos han brindado a lo largo de nuestras vidas.

 

Oración:


Dios amoroso,

te damos gracias por el regalo de las madres,

por su amor inagotable y su sacrificio desinteresado.

Que podamos ver en ellas un reflejo de tu amor por nosotros,

y que podamos honrarlas y valorarlas todos los días.

Amén.

291 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

3 Comments


Unknown member
May 12

Gracias Sergio Andrés por tan hermosa oración por nosotras madres , Dios te bendiga 🙏😘

Like

Unknown member
May 12

Amén. Alabado sea el Dios todo poderoso. 🙌

Like

Unknown member
May 12

Amén 🙏

Like
bottom of page