top of page

Orando a la luz del salmo 145

Ó

Sergio Andres
Consejero espiritual


Queridos hermanos y hermanas,


Hoy nos reunimos en la presencia del Señor, conscientes de que nuestras vidas no siempre son un prado verde y tranquilo, sino que a menudo se asemejan más a un campo de batalla, lleno de desafíos, luchas y tormentas. Es en medio de estas realidades donde el Salmo 145 cobra un significado aún más profundo y relevante.


David, el salmista, no era ajeno al sufrimiento y las dificultades. Vivía en un mundo marcado por la violencia, la traición y la incertidumbre. Sin embargo, en medio de todo esto, encontró razones para alabar al Señor. No porque ignorara las dificultades, sino porque reconocía la grandeza de Dios por encima de ellas.


En nuestras propias vidas, enfrentamos desafíos que ponen a prueba nuestra fe y nuestra resistencia. La enfermedad, la pérdida, las relaciones fracturadas, los problemas financieros: estas son solo algunas de las tormentas que pueden amenazar con abrumarnos. Pero el Salmo 145 nos recuerda que, incluso en medio de la oscuridad más profunda, hay motivos para la gratitud.


 

Hijos Míos: Una Carta de Gratitud


Hijos míos,


Hoy deseo que escuchen las palabras de Mi corazón, que resuenan a través del tiempo y el espacio, llevando consigo el eco de Mi eterno amor y gratitud hacia ustedes.

Cada día, al despertar, regocijo Mi alma al contemplar la belleza de sus vidas, el milagro de su existencia. En cada latido de su corazón, en cada suspiro que inhalan, veo reflejada Mi bondad y Mi fidelidad manifestándose en sus vidas.


En el Salmo 145, Mi siervo David proclama Mi grandeza y Mi misericordia, invitándoles a unirse a él en una sinfonía de alabanza. Pero más allá de las palabras del salmista, deseo que comprendan el profundo significado de estas verdades en sus vidas.


Mi grandeza no se mide por la extensión del cielo o la profundidad del mar, sino por el amor incondicional que derramo sobre ustedes día tras día. En cada amanecer y en cada atardecer, en cada risa y en cada lágrima, Mi presencia amorosa les envuelve, sosteniéndolos en Mi abrazo eterno.


Mi misericordia no es un concepto abstracto, sino una realidad tangible que se manifiesta en cada acto de amor y perdón que experimentan. A pesar de sus debilidades y errores, nunca les falto con Mi gracia. Siempre estoy dispuesto a extender Mi mano para levantarlos cuando caen y restaurarlos con Mi amor sanador.


Por tanto, hijos míos, los invito a que vivan cada día con gratitud en sus corazones. Que cada respiración sea un himno de alabanza, cada paso un testimonio de Mi fidelidad. No se dejen llevar por las preocupaciones del mañana, sino que confíen en Mi provisión diaria y en Mi constante cuidado por ustedes.


Así como el salmista proclama: "Todas tus obras te alaben, oh Señor, y tus santos te bendigan", les animo a que también ustedes se unan al coro de gratitud que resuena en toda la creación. Porque en la gratitud encuentran la clave para una vida plena y abundante, en la cual Mi amor y Mi gracia son su sustento constante.


Con amor y gratitud eternos,

Dios


 

Plegaria de Gratitud


Amado Dios,


En este momento sagrado, levanto mi corazón hacia Ti en gratitud y adoración. Reconozco tu grandeza y tu bondad, que trascienden todo entendimiento humano. Eres el Rey de reyes y Señor de señores, digno de toda alabanza y honor.


Te doy gracias por tu fidelidad inquebrantable, que nunca falla y nunca se agota. Aunque mis caminos sean oscuros y mi corazón esté lleno de dudas, tú permaneces constante, guiándome con tu luz y sosteniéndome con tu amor.


Te doy gracias por tu amor incondicional, que me rodea como un manto de gracia. Aunque soy indigno de tu amor, tú me amas con una pasión que trasciende mis fallas y debilidades. Permíteme sentir tu amor en cada respiración, en cada latido de mi corazón.


Te doy gracias por tu provisión generosa, que nunca me abandona ni me deja desamparado. Tú suples todas mis necesidades según tus riquezas en gloria, y nada me falta cuando confío en ti. Ayúdame a vivir con gratitud por tus provisiones diarias, reconociendo que todo buen regalo viene de ti.


Te doy gracias por tu Palabra santa, que es una lámpara para mis pies y una luz en mi camino. En tus escrituras encuentro consuelo, sabiduría y dirección para mi vida. Permíteme meditar en tu Palabra día y noche, para que pueda caminar en tu verdad y experimentar la plenitud de vida que ofreces.


Te doy gracias por tu presencia constante, que me acompaña en cada paso del camino. Aunque atraviese valles oscuros y montañas escarpadas, tú estás conmigo, fortaleciéndome y consolándome con tu presencia. Ayúdame a ser consciente de tu cercanía en todo momento, confiando en que nunca me abandonarás ni me desampararás.


Amado Dios, te agradezco por todas tus bendiciones y por tu amor eterno que nunca falla. Que mi vida sea una constante expresión de gratitud hacia ti, proclamando tu grandeza y tu bondad a todo el mundo. En el nombre de Jesús, amén.


¿Cómo es posible encontrar gratitud en medio de la adversidad? La respuesta radica en cambiar nuestra perspectiva. En lugar de enfocarnos exclusivamente en nuestras luchas y dificultades, podemos levantar la mirada y contemplar la grandeza de Dios. Es en este acto de mirar más allá de nuestras circunstancias donde encontramos el poder transformador de la gratitud.


La gratitud no niega el dolor ni pretende que las dificultades no existen. Más bien, es un reconocimiento valiente de que, incluso en medio de las tormentas más feroces, hay destellos de bondad y misericordia divinas que merecen ser celebrados.


Entonces, en este día, mientras reflexionamos sobre el Salmo 145, permitamos que nuestras oraciones sean un testimonio de nuestra confianza en el Señor incluso en medio de las dificultades. Que nuestras palabras de alabanza sean como antorchas que iluminan la oscuridad, recordándonos que la grandeza de Dios no se ve disminuida por nuestras circunstancias.


Que el Salmo 145 sea nuestro refugio en tiempos de tormenta, nuestro recordatorio constante de que, aunque el camino pueda ser difícil, nunca caminamos solos. Que en la gratitud encontramos fortaleza, consuelo y esperanza, sabiendo que el Señor es fiel y digno de toda alabanza.


Que así sea. Amén.


 

Queridos,


En el transcurso de este devocional, hemos explorado las profundidades del Salmo 145, descubriendo la grandeza y la bondad de nuestro Dios eterno. Nos hemos sumergido en un océano de gratitud, reconociendo que, aunque la vida esté llena de desafíos y dificultades, el Señor está con nosotros en todo momento.


Que esta verdad resuene en nuestros corazones cada día: Dios es fiel, Dios es amoroso y Dios es digno de toda alabanza. No importa cuán grande sean nuestras luchas o cuán oscuro parezca el camino, podemos confiar en que Él nos sostendrá y nos llevará a través de las tormentas.


Entonces, hoy te hago un llamado fuerte, querido hermano, querida hermana: que no guardemos esta verdad para nosotros mismos. Que compartamos el mensaje de esperanza y gratitud que hemos recibido. Invitemos a otros a unirse a nosotros en esta danza de adoración, proclamando la grandeza de Dios con cada respiración.


Que nuestras acciones hablen más fuerte que nuestras palabras, mostrando al mundo el amor transformador de nuestro Salvador. Que cada acto de generosidad, cada palabra de ánimo, cada gesto de amor sea un testimonio vivo de la fidelidad de nuestro Dios.


Y ahora, te invito a compartir este devocional con aquellos que conoces. Que cada persona que lo lea pueda ser bendecida y fortalecida por la verdad del Salmo 145. Deja un me gusta si este mensaje ha tocado tu corazón y te ha inspirado a vivir con gratitud y adoración hacia nuestro Dios.


Recordemos juntos que somos parte de una familia de fe, unidos en el amor de Cristo. Que nuestras vidas reflejen la belleza y la grandeza de nuestro Señor en todo lo que hacemos.


Que así sea. Amén.


¡Comparte y deja un me gusta si estás listo para vivir una vida de gratitud y adoración hacia nuestro Dios eterno!

509 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments


Unknown member
Apr 17

Amen 🙏

Like

Unknown member
Apr 09

Amen, Amen🙏🙏

Like
bottom of page