top of page

Orando a la luz del Salmo 34 Parte II

Actualizado: 14 nov 2023



Quizás


Hoy has venido aquí con un corazón lleno de alegría y gratitud, o tal vez te encuentras enfrentando desafíos y preguntas que parecen no tener respuesta. Tal vez tu corazón está lleno de ansiedad, o tal vez te sientes perdido en medio de las pruebas de la vida. Sea cual sea tu situación, quiero que sepas que has llegado al lugar exacto, al lugar perfecto. Estás entre amigos, entre hermanos y hermanas que están aquí para apoyarte, para orar contigo y para compartir la sabiduría eterna de la Palabra de Dios.


Antes de sumergirnos en el Salmo 34, quiero que te tomes un momento para reflexionar sobre tu vida en este momento. ¿Cómo va tu trabajo? ¿Cómo está tu corazón? ¿Qué desafíos enfrentas en este momento? Permíteme ser tu consejero espiritual en este viaje, y permíteme ofrecerte palabras de aliento y consuelo provenientes de las Escrituras.


El Salmo 34 es un canto de alabanza y confianza en Dios, incluso en medio de las dificultades. Es un recordatorio de que el Señor está cerca de los quebrantados de corazón y salva a los contritos de espíritu. Así que, con corazones abiertos y mentes receptivas, permitámonos sumergirnos en este pasaje sagrado y dejemos que las palabras del Salmo 34 nos guíen y nos fortalezcan en nuestra jornada espiritual.


Oremos juntos para que el Espíritu Santo nos ilumine y nos guíe mientras exploramos las profundidades de este Salmo y descubrimos las maravillas de la gracia y el amor de Dios.

 

Reconociendo la Fidelidad de Dios


Queridos/as,


En el Salmo 34, el salmista proclama: "Bendeciré al Señor en todo tiempo; su alabanza estará siempre en mi boca". Estas palabras son un recordatorio poderoso de que nuestro deber como creyentes es alabar a Dios en todas las circunstancias, tanto en los buenos como en los malos momentos. A menudo, cuando enfrentamos desafíos, es fácil caer en la queja y el desánimo, pero el salmista nos enseña a hacer lo contrario: a elevar nuestros corazones en alabanza incluso en medio de las dificultades.


Reflexión: ¿Cómo podemos aplicar esta actitud de gratitud y alabanza en nuestra propia vida diaria, especialmente cuando enfrentamos pruebas y tribulaciones? ¿Qué significa para ti bendecir al Señor en todo tiempo?


El Salmo 34 continúa diciendo: "Gustad y ved que el Señor es bueno; dichoso el hombre que en él se refugia". Esta invitación nos recuerda que, a pesar de las luchas que enfrentamos, Dios es bueno y fiel. En momentos de duda o dolor, podemos buscar refugio en Su amor y encontrar consuelo en Su presencia.


Reflexión: ¿Cómo has experimentado la bondad de Dios en tu propia vida? ¿De qué manera Su fidelidad te ha brindado consuelo y esperanza en tiempos difíciles?


Dios nos ha prometido Su protección y cuidado. El Salmo 34 nos dice: "El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen y los protege". Esta imagen poderosa nos recuerda que, como hijos e hijas de Dios, estamos rodeados por Su amor y Su protección.


Reflexión: ¿Cómo te sientes al saber que estás rodeado por el amor y la protección de Dios? ¿De qué manera esta verdad puede traerte paz y seguridad en medio de las incertidumbres de la vida?


Que estas palabras del Salmo 34 nos inspiren a confiar en la fidelidad de Dios, a alabarlo en todo tiempo y a encontrar refugio en Su amor. Que podamos recordar que, incluso en los momentos más oscuros, Dios está con nosotros, guiándonos y sosteniéndonos con Su mano amorosa.


En nuestro próximo encuentro, exploraremos cómo podemos vivir una vida que honre a Dios y cómo Su gracia nos transforma para ser reflejos de Su amor en el mundo. Que la paz del Señor esté siempre con ustedes. Oremos juntos por Su guía y bendición en nuestros caminos.

 

Dios te dice hoy


Mis amados hijos e hijas,


En la lectura del Salmo 34, os he dado palabras de consuelo y guía a través de Mi Palabra. Quiero que comprendáis que estas palabras no son simplemente versos escritos en un libro antiguo, sino promesas vivas para cada uno de vosotros. Cuando os digo: "Bendeciré al Señor en todo tiempo; su alabanza estará siempre en mi boca", os estoy llamando a un acto de confianza y gratitud. Mi deseo para vosotros es que encontréis paz en Mi presencia, incluso en medio de las tormentas de la vida.


Sé que a veces os resulta difícil alabar en medio del dolor y la confusión, pero quiero que sepáis que, cuando lo hacéis, estáis reconociendo Mi soberanía sobre todas las cosas. Encontraréis Mi amor y Mi gracia aún en los momentos más oscuros, si tan solo confiáis en Mí y alabáis Mi nombre.


Recordad siempre estas palabras: "Gustad y ved que el Señor es bueno; dichoso el hombre que en él se refugia". Os invito a probar Mi amor y bondad, a encontrar refugio en Mi abrazo amoroso. No importa cuán grande sea el desafío que enfrentéis, Mi amor es más grande. Mi gracia es suficiente para vosotros en todas las circunstancias.


En cuanto a "El ángel del Señor acampa en torno a los que le temen y los protege", quiero que sepáis que Mi protección os rodea constantemente. No estáis solos en este viaje. Mis ángeles os rodean, y Mi Espíritu os guía. Cuando teméis y confiáis en Mí, estaréis a salvo bajo Mis alas protectoras.


Queridos hijos, recordad siempre que Yo estoy con vosotros en cada paso del camino. En la alegría y en el dolor, en la paz y en la tormenta, Yo estoy allí. No os abandonaré ni os desampararé. Por tanto, confiad en Mi amor, alabad Mi nombre y buscad refugio en Mi presencia.


Que estas palabras os llenen de esperanza y fortaleza. Que os den la certeza de que, sin importar lo que enfrentéis, Yo estoy a vuestro lado, sosteniéndoos con Mi mano amorosa. Os amo más allá de lo que podéis comprender y deseo lo mejor para vosotros.


Que Mi paz y Mi gracia estén siempre con vosotros, Mis amados hijos e hijas. Descansad en Mi amor eterno.


Con infinito amor,


Dios

 

Padre celestial,


Escucho tus palabras con un corazón agradecido y humilde. Me postro ante Ti, reconociendo Tu amor incondicional que me rodea como un escudo protector. En medio de mis alegrías y tristezas, encuentro consuelo en saber que Tú estás conmigo en cada paso del camino.


Me siento abrumado por Tu gracia y Tu amor, y me esfuerzo por alabarte en todo tiempo, incluso cuando la oscuridad parece envolverme. A veces, Señor, la vida presenta desafíos que son difíciles de entender, pero sé que Tu amor es más grande que cualquier adversidad que pueda encontrar.


Hoy, tomo tu invitación a "gustar y ver que el Señor es bueno" como una promesa personal. Abro mi corazón para recibir Tu bondad, sabiendo que Tu amor es la fuente de mi fortaleza. Que mi confianza en Ti sea inquebrantable, sabiendo que tus ángeles me rodean y que Tú eres mi refugio seguro en medio de las tormentas.


Te agradezco por tu fidelidad, Señor, por ser mi guía constante y mi roca inquebrantable. Ayúdame a vivir cada día con gratitud y alabanza en mi boca, reconociendo que Tú eres mi paz, mi esperanza y mi seguridad.


Con un corazón lleno de amor y reverencia, me entrego a Ti completamente, confiando en Tu plan perfecto para mi vida. En el nombre de Jesucristo, mi Salvador, oro.


Amén.

 

Hermanos y hermanas en la fe,


En este momento sagrado, hemos sido recordados del amor inquebrantable de nuestro Padre celestial. Él nos invita a confiar en Su fidelidad, a alabarle en todo tiempo y a encontrar refugio en Su presencia. Que estas palabras resuenen en nuestros corazones mientras nos preparamos para concluir este devocional.


Hoy, nos enfrentamos al mundo con una renovada confianza en Dios. Recordemos que, a pesar de las adversidades, estamos rodeados por Su amor y protección. Sigamos adelante con la certeza de que Él camina a nuestro lado en cada paso del camino.


Que este devocional no sea solo un momento, sino el comienzo de una jornada renovada en nuestra fe. Llevemos las enseñanzas del Salmo 34 en nuestros corazones y compartamos el amor y la gracia que hemos recibido con el mundo que nos rodea. Recordemos ser luces en la oscuridad, reflejando el amor de Dios a todos los que encontramos.


Antes de despedirnos, oremos juntos en gratitud por las palabras de consuelo y esperanza que hemos recibido, y pidamos fuerza y valor para vivir de acuerdo con la voluntad de Dios en nuestras vidas.


Padre celestial, te agradecemos por este tiempo en Tu presencia. Gracias por recordarnos Tu amor eterno y por guiarnos con Tu luz. Que nuestras vidas sean testimonios vivos de Tu gracia y amor. Derrama Tu Espíritu Santo sobre nosotros, capacitándonos para llevar Tu mensaje de esperanza y redención a un mundo que tanto lo necesita.


En el nombre de Tu amado Hijo, Jesucristo, oramos. Amén.


Que la paz del Señor esté con cada uno de vosotros. Sigamos adelante con fe y valentía, confiando en el amor y la guía de nuestro Padre celestial. ¡Que Dios os bendiga ricamente en todos vuestros caminos!


Con gratitud y oraciones

Sergio Andres tu Consejero Espiritual.

275 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 commentaires


Membre inconnu
16 oct. 2023

Amen y Amén gracias DIOS por éste día que termina gracias por todo lo que hoy me permitiste vivir bendito y alabado seas por siempre y por todo tu pueblo

J'aime

Membre inconnu
15 oct. 2023

Amén 🙏🙏🙏

J'aime
bottom of page