top of page

Orando a la luz del salmo 115


Confia en Dios, mirada de jesus, salmo 115
Confia en Dios

Has venido hasta aquí


Porque en el corazón de tu ser anhelas encontrar una conexión profunda, una pausa en medio de la vorágine de la vida, un espacio donde puedas reflexionar y encontrar consuelo. Hoy, te invito a sumergirte en la meditación inspirada por el Salmo 115, una oportunidad para encontrar refugio en la Palabra de Dios y descubrir su significado en tu vida.


El Salmo 115 nos guiará en esta meditación. Es un canto que nos invita a dirigir nuestra atención hacia el Dios vivo y verdadero, el Creador del cielo y la tierra. A lo largo de esta meditación, exploraremos cómo podemos aplicar las palabras del salmista a nuestro propio viaje espiritual, encontrando en ellas un recordatorio de la grandeza y la fidelidad de nuestro Dios.


A medida que te sumerjas en esta experiencia de meditación, te animo a dejar a un lado las distracciones y las preocupaciones. Encuentra un lugar tranquilo, donde puedas estar en paz y serenidad. Permítete soltar las cargas y preocupaciones del día, y permítele a tu corazón abrirse a la presencia de Dios.


El Salmo 115 nos invita a colocar nuestra confianza en el Señor, el Dios en quien podemos confiar plenamente. Nos llama a reconocer que nuestro Dios es activo y poderoso, y que su amor y fidelidad son constantes. A través de esta meditación, te guiaré a reflexionar sobre cómo estas verdades pueden encontrar eco en tu vida, brindándote fortaleza y consuelo en tus momentos de necesidad.


Prepárate para ser guiado a través de este Salmo, para encontrar quietud en medio del ajetreo de la vida y para descubrir la belleza de la comunión con Dios. En esta meditación, permitamos que nuestras mentes y corazones sean abiertos a las verdades eternas contenidas en el Salmo 115.


 

Con el objetivo de ilustrar la gran confianza que tiene en Dios, vamos con la segunda parte de esta meditacion


Ahora, en el silencio de este momento, permitamos que la Palabra de Dios nos envuelva. Cierra suavemente tus ojos y lleva tu atención a tu respiración. Inhalando y exhalando de manera consciente, encuentra un ritmo tranquilo que te ayude a entrar en un estado de calma y receptividad.

Visualiza un lugar sereno en la naturaleza, un espacio donde puedas sentir la presencia de Dios en cada brisa suave y cada rayo de sol. Imagina que estás sentado en este lugar, sintiendo la tierra bajo tus manos y la paz que emana a tu alrededor.

Ahora, llevemos nuestra atención al Salmo 115. Escuchemos las palabras del salmista como si fueran un canto suave, una melodía que nos guía a un estado profundo de conexión con Dios.

"No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria, por tu amor y tu verdad. ¿Por qué han de decir las naciones: '¿Dónde está su Dios?'"

Deja que estas palabras resuenen en tu interior. El salmista nos recuerda que la gloria es para el nombre del Señor, un nombre que está lleno de amor y verdad. Permítete sentir la confianza que emana de estas palabras, la seguridad de que en medio de las preguntas y dudas de las naciones, nuestro Dios está presente y activo.


 

Sigamos:

"Nuestro Dios está en los cielos, y puede hacer lo que le plazca. Pero los ídolos de ellos son plata y oro, hechos por manos humanas."

Imagina cómo el Dios todopoderoso, quien gobierna los cielos y la tierra, también está cerca de ti en este momento de meditación. A medida que escuchas estas palabras, permite que cualquier preocupación o peso que hayas llevado contigo se disipe, dejándote libre para confiar en la autoridad y el amor del Dios vivo.

"Tienen boca, pero no pueden hablar; tienen ojos, pero no pueden ver; tienen orejas, pero no pueden oír; tienen nariz, pero no pueden oler; tienen manos, pero no pueden sentir; tienen pies, pero no pueden andar; y no pueden emitir sonido alguno con su garganta. Los que los hacen llegarán a ser como ellos, y lo mismo les sucederá a todos los que confían en ellos."

Imagina cómo los ídolos hechos por manos humanas carecen de vida y poder. En contraste, nuestro Dios es capaz de escuchar nuestras oraciones, ver nuestras necesidades y responder con amor y sabiduría. Permítete soltar cualquier apego a lo que carece de vida y dirigir tu confianza a Aquel que es digno de ella.

Ahora, en el silencio, medita en estas palabras. Permite que tu confianza en Dios se fortalezca, como un ancla que te mantiene firme en medio de las tempestades de la vida. Siente cómo Su presencia te rodea, llenándote de paz y seguridad.

En unos momentos, te guiaré a través de las siguientes partes de este Salmo, para continuar explorando su profundo significado y cómo podemos aplicarlo en nuestras vidas. Por ahora, descansa en la verdad de que confiar en Dios es encontrar refugio en la certeza de Su amor y fidelidad.

(Tómate un tiempo para meditar en estas palabras y permitir que su significado resuene en tu corazón. Cuando estés listo/a, puedes continuar con la siguiente parte de la meditación).


 

Dios amoroso y fiel,

En este momento de meditación y reflexión, me acerco a Ti con un corazón abierto y receptivo. En medio del silencio y la serenidad, encuentro un refugio en Tu presencia. Al igual que el salmista del Salmo 115, reconozco que la gloria y la honra pertenecen a Tu nombre, que está lleno de amor y verdad.


En este mundo lleno de preguntas y dudas, elijo confiar en Ti, mi Dios soberano. Tú gobiernas los cielos y la tierra, y nada escapa a Tu conocimiento y cuidado. Me sumerjo en la seguridad de Tu autoridad y poder, encontrando consuelo en saber que estás presente en cada detalle de mi vida.


En este momento, dejo atrás cualquier apego a lo que carece de vida y poder. En lugar de confiar en cosas hechas por manos humanas, dirijo mi confianza a Ti, el Dios vivo. Tú me ves, me escuchas y me entiendes. No soy un mero espectador en Tu plan, sino una parte amada y valiosa de Tu creación.


Padre, mientras medito en estas palabras, permíteme soltar cualquier preocupación que haya estado cargando. Permíteme encontrar descanso en Tu amor incondicional y en Tu fidelidad constante. En medio de la quietud de este momento, me siento rodeado/a por Tu presencia sanadora.


A medida que continúo explorando las verdades del Salmo 115, guíame en un viaje más profundo de confianza y adoración. Que mi vida sea un testimonio de Tu grandeza y amor. Que mi confianza en Ti me lleve a vivir con valentía y propósito, sabiendo que estás a mi lado en cada paso.


Gracias, Dios mío, por este tiempo de meditación y comunión. Que Tu luz siga guiándome en cada paso de mi camino, y que mi confianza en Ti nunca se tambalee.

En el nombre de Jesús, amén.


 

En este momento de reflexión y meditación, te animo


a llevar contigo la esencia del Salmo 115. Permítele a tu corazón reposar en la verdad de que confiar en Dios es el fundamento sólido en medio de un mundo lleno de incertidumbre. A medida que enfrentes los desafíos y las alegrías de la vida, recuerda que Dios es digno de tu confianza.


Cuando te encuentres en momentos de pregunta o duda, dirige tu mirada hacia el Dios que gobierna los cielos y la tierra. Cuando te sientas tentado/a a depositar tu confianza en cosas temporales, recuerda que Dios es el único que puede dar vida y poder verdaderos.


En cada paso que des, en cada decisión que tomes, confía en Dios. Permite que Su amor y fidelidad te guíen y fortalezcan. No importa cuán desafiante pueda parecer la situación, recuerda que en Él encontrarás refugio y seguridad.


Que tu vida sea una expresión constante de confianza en el Dios vivo y verdadero. Que cada día sea una oportunidad para rendirte ante Su autoridad y experimentar la paz que solo Él puede proporcionar. En medio de las tormentas y las calmas, confía en Dios, y descubrirás que Su amor y gracia nunca te abandonarán.


Confía en Dios, y encuentra en Él tu firmeza y esperanza. Confiar en Dios es abrir las puertas a una vida llena de propósito y significado. Que esta verdad sea tu guía en cada paso de tu jornada.


Que así sea. Amén.


Tu Consejero Espiritual Sergio Andres


685 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page