top of page

Orando a la luz del salmo 121


Sergio Andres
Consejero espiritual


¿Cuánto tiempo le dedicas a Dios cada día? ¿En medio de las prisas y los desafíos de la vida, cuánto espacio le abres a la presencia divina? A veces, en nuestra vorágine diaria, es fácil perder de vista lo que realmente importa. Pero detente un momento y permíteme guiarte en un viaje de fe y esperanza a través del Salmo 121.


Este salmo nos invita a mirar hacia arriba, más allá de las montañas que nos rodean, más allá de nuestras propias limitaciones, hacia la fuente misma de nuestra ayuda. ¿Acaso no necesitamos todos un poco de ayuda de vez en cuando? En medio de la incertidumbre, en los momentos de angustia, es cuando más necesitamos esa conexión divina.


Imagina por un momento que estás en un viaje por un sendero montañoso. Las cumbres se elevan imponentes ante ti, y quizás te sientas abrumado por la magnitud de los desafíos que enfrentas. Pero, ¿dónde encuentras tu fortaleza? ¿En tus propias habilidades, en tus recursos limitados? O, ¿quizás, en algo más grande, más poderoso que tú?


El Salmo 121 nos recuerda que nuestra ayuda viene del Señor, el Creador del cielo y la tierra. No importa cuán escarpado sea el camino, cuán oscuro sea el valle, Él está contigo. Él nunca duerme ni descansa, siempre está atento a tus necesidades, velando por ti con amor inquebrantable.


Así que, en medio de tus luchas diarias, en medio de tus dudas y temores, levanta tu mirada hacia lo alto. Encuentra consuelo en la certeza de que no estás solo, de que hay un Dios que te ama más de lo que puedes imaginar. Dedica tiempo cada día para sumergirte en su presencia, para buscar su guía y su paz.


Que este devocional te recuerde que no importa cuán difícil sea tu camino, no importa cuán grande sea el desafío, siempre hay esperanza en Dios. Él es tu guardián, tu protector constante. Confía en Él, y encontrarás fortaleza para enfrentar cualquier situación que se presente en tu vida.


 

Dios amoroso y fiel,


En este momento, elevamos nuestras voces hacia Ti, reconociendo tu grandeza y tu poder. Tú eres nuestro refugio y nuestra fortaleza, nuestra ayuda constante en medio de las tormentas de la vida.


Señor, en ocasiones nos sentimos abrumados por los desafíos que enfrentamos. Las montañas parecen altas, los valles parecen oscuros, y nos preguntamos si seremos capaces de superarlos. Pero en medio de nuestras dudas y temores, recordamos tus palabras en el Salmo 121: "Levanto mis ojos hacia los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene del Señor, creador del cielo y de la tierra."


Hoy, te pedimos que nos des la fuerza para seguir adelante. Danos la confianza para confiar en tu bondad y en tu fidelidad, incluso cuando no entendemos lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Que tu Espíritu Santo nos guíe en cada paso del camino, recordándonos que no estamos solos, que Tú estás con nosotros en todo momento.


Padre celestial, te encomendamos nuestras preocupaciones y nuestras cargas. Conoces cada una de nuestras necesidades, y confiamos en que nos proveerás según tu voluntad perfecta. Ayúdanos a mantener nuestros ojos puestos en ti, a confiar en tu plan para nuestras vidas, sabiendo que todo lo que permites tiene un propósito eterno.


En medio de las pruebas y tribulaciones, ayúdanos a recordar que eres nuestro protector constante, nuestro guardián fiel. Que en ti encontremos paz en medio de la tormenta, esperanza en medio de la desesperación, y fortaleza en medio de la debilidad.

Te lo pedimos en el nombre de Jesús, nuestro Salvador y Redentor.


Amén.


 

Mis amados hijos,


En medio de las vicisitudes de la vida, en los momentos de oscuridad y desafío, nunca olviden que estoy con ustedes. Mi amor por ustedes es eterno e inquebrantable. En cada paso del camino, en cada lágrima derramada, estoy presente, velando por ustedes con ternura y compasión.


Cuando se sientan abrumados por las montañas que parecen imposibles de escalar, recuerden que soy el Dios que hace que los montes se derritan como cera ante mí. No hay obstáculo que sea demasiado grande para mí, ninguna carga que yo no pueda llevar junto a ustedes.


En medio de las tormentas de la vida, escuchen mi voz susurrando palabras de paz y consuelo. Yo soy su refugio seguro, su roca firme en la que pueden confiar. No teman, porque yo estoy con ustedes; no se angustien, porque yo soy su Dios. Siempre los fortaleceré y los ayudaré; siempre los sostendré con mi diestra victoriosa.


Cuando se sientan perdidos y desorientados, vuelvan sus ojos hacia mí y encontrarán dirección y propósito. Soy el camino, la verdad y la vida, y en mí encontrarán la plenitud de todo lo que anhelan. Confíen en mi plan para sus vidas, porque mis pensamientos son más altos que sus pensamientos, y mis caminos son más altos que sus caminos.


No importa cuán lejos hayan caído, cuán profundo sea su dolor, nunca están fuera de mi alcance. Mi amor por ustedes es más grande que cualquier error que hayan cometido, más fuerte que cualquier debilidad que puedan tener. Siempre los recibiré con los brazos abiertos, dispuesto a restaurarlos y renovarlos con mi gracia y mi misericordia.


Hijos míos, recuerden siempre que son amados más allá de toda medida. Que mi paz, que sobrepasa todo entendimiento, llene sus corazones y los guarde en mi amor eterno.

Con amor,

Dios


 

¡Escucha, oh hijos de Dios, y presta atención al llamado que resuena en lo más profundo de tu ser!


En medio del caos y la confusión de este mundo, levanta tus ojos hacia lo alto y reconoce la voz del que te llama por nombre. No te permitas quedar atrapado en las trampas del egoísmo y la indiferencia, sino que abre tu corazón a la verdad que te libera.


Ha llegado el momento de despertar del letargo espiritual, de sacudirte las cadenas del conformismo y la mediocridad. Dios te llama a levantarte con valentía y coraje, a ser una luz en medio de la oscuridad, un instrumento de amor y justicia en un mundo sediento de esperanza.


No te contentes con una fe superficial, sino busca con ardor la presencia viva de Dios en cada aspecto de tu vida. Deja que su Espíritu Santo te transforme desde adentro hacia afuera, renovando tu mente y tu corazón según su perfecta voluntad.


Levántate, oh hijo de Dios, y marcha con determinación por el camino estrecho y angosto que conduce a la vida eterna. No temas las dificultades que puedan surgir, porque aquel que te llamó es fiel para fortalecerte y sostenerte en medio de las pruebas.


Que tu vida sea un testimonio vivo del poder transformador del Evangelio, una voz profética que proclame la verdad en un mundo lleno de mentiras y engaños. Que tus acciones hablen más fuerte que tus palabras, mostrando al mundo el amor incondicional de Dios que transforma vidas y restaura esperanzas.


¡Levántate, oh hijos de Dios, y sé la luz que ilumina las tinieblas, la sal que da sabor a la tierra! Que tu vida sea un reflejo del amor y la gracia de Dios, para que aquellos que te rodean puedan ver y glorificar a tu Padre celestial que está en los cielos.


¡Que así sea, en el nombre poderoso de Jesús! ¡Amén!


 

445 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

2 Comments


Unknown member
May 09

Amen! Gloria a ti mi Dios y gracias por ser tan bueno 🙏

Like

Unknown member
May 09

Amén 🙏

Like
bottom of page