top of page

Ten Fe y obrarás un milagro


El Ejemplo de Abraham y Sara


Queridos/as:


Hoy quiero compartir con ustedes una historia poderosa de fe, una historia de Abraham y Sara, una historia que nos muestra cómo la fe puede obrar milagros en nuestras vidas cotidianas.


Imaginen por un momento a Abraham y Sara. Vivieron en un tiempo donde la promesa de tener descendencia era tan preciosa como es para nosotros hoy en día. Pero había un problema, un gran obstáculo: la edad. Abraham y Sara ya eran mayores, y la esperanza de tener hijos parecía una utopía, algo completamente fuera de su alcance.


Sin embargo, a pesar de las circunstancias, mantuvieron su fe. Creyeron en la promesa que Dios les había hecho, incluso cuando parecía imposible. Su fe no se basaba en lo que veían, sino en lo que creían. Y es así como Dios obró un milagro en sus vidas.


Imaginen el asombro, la alegría, la gratitud que Abraham y Sara sintieron cuando finalmente tuvieron a su hijo Isaac, un hijo que llegó como un regalo del cielo, como una prueba tangible del poder de Dios y la fortaleza de su fe.


Y así como Abraham y Sara experimentaron este milagro, también nosotros podemos experimentar el poder de la fe en nuestras vidas. A menudo enfrentamos situaciones difíciles, obstáculos que parecen insuperables, pero la fe nos da la fuerza para seguir adelante, para creer en lo imposible.


Quizás estás enfrentando una situación difícil en este momento. Puede ser una enfermedad, una crisis financiera, una relación rota. Sea cual sea tu situación, quiero recordarte que la fe puede mover montañas. No importa cuán grande sea el desafío, Dios es más grande.


Así que te animo a que mantengas tu fe, incluso cuando todo parezca oscuro y sin esperanza. Cree en el poder de Dios para obrar milagros en tu vida, porque nada es imposible para Él.


Que la historia de Abraham y Sara sea un recordatorio para todos nosotros de que la fe es el camino hacia el milagro. Que podamos confiar en Dios en medio de las pruebas y esperar con expectativa el momento en que Él obrará en nuestras vidas.


Que la fe en el milagro sea nuestra guía, nuestra fortaleza y nuestra esperanza en todo momento.


Que así sea. Amen.


 

Oremos:


Querido Dios,


Hoy nos reunimos en tu presencia con corazones llenos de gratitud y esperanza. Nos acercamos a ti recordando la historia de Abraham y Sara, dos siervos fieles cuya fe en ti obró milagros más allá de toda imaginación.


Al igual que Abraham y Sara, enfrentamos desafíos en nuestras vidas. A menudo nos sentimos abrumados por las dificultades que encontramos en nuestro camino. Pero hoy, Señor, venimos ante ti con la misma fe que ellos tuvieron.


Te pedimos, Señor, que fortalezcas nuestra fe. Ayúdanos a confiar en tu promesa, incluso cuando las circunstancias parezcan adversas. Permítenos creer en tu poder para obrar milagros en nuestras vidas, así como lo hiciste con Abraham y Sara.


Padre, sabemos que no siempre entendemos tus planes, pero confiamos en tu amor y en tu bondad. Ayúdanos a perseverar en la fe, incluso cuando todo parezca perdido. Permítenos ver tu mano obrando en nuestras vidas, guiándonos y protegiéndonos en todo momento.


Te pedimos, Señor, que nos des la fuerza para enfrentar los desafíos con valentía y determinación. Que nuestra fe en ti sea un faro de esperanza en medio de la oscuridad, una luz que ilumine nuestro camino y nos lleve hacia ti.


Padre celestial, te agradecemos por tu fidelidad y tu amor incondicional. Gracias por ser un Dios que cumple sus promesas y que nunca nos abandona. Confiando en ti, sabemos que podemos enfrentar cualquier situación con confianza y seguridad.


En el nombre de Jesús, nuestro Salvador, oramos.

Amén.


 

Mis amados hijos,


Hoy quiero que reflexionen sobre la historia de Abraham y Sara, una historia que encarna la esencia de la fe y el poder de los milagros. Observen cómo, a pesar de las circunstancias aparentemente imposibles, mantuvieron su fe en mí y en mi promesa.


Al igual que Abraham y Sara, ustedes también enfrentan desafíos en su camino. Pueden sentirse desanimados, perdidos o sin esperanza. Pero quiero recordarles que no están solos. Yo estoy con ustedes en cada paso del camino, sosteniéndolos con mi amor incondicional y mi poder infinito.


Cuando enfrenten momentos de duda o temor, recuerden la historia de Abraham y Sara. Recuerden cómo confiaron en mí a pesar de las probabilidades y cómo yo obré un milagro en sus vidas. No hay límite para lo que puedo hacer cuando confían en mí con todo su corazón.


Quiero que sepan que nunca los abandonaré. Mi amor por ustedes es eterno y mi poder para transformar sus vidas es ilimitado. Confíen en mí, mis amados hijos, y verán cómo hago maravillas en sus vidas.


Que esta reflexión les llene de esperanza y fortaleza. Recuerden siempre que son amados más allá de toda medida y que yo estoy con ustedes en cada paso del camino.

Con amor eterno,

Dios


 

Ejercicio de Narración: Escribe una narración detallada de la historia de Abraham y Sara desde el momento en que reciben la promesa de Dios hasta el nacimiento de Isaac. Describe los desafíos que enfrentaron y cómo su fe fue probada a lo largo del camino.


  1. Ejercicio de Reflexión Personal: Reflexiona sobre cómo la historia de Abraham y Sara puede aplicarse a tu vida. ¿Hay momentos en los que has tenido que confiar en la promesa de Dios a pesar de las circunstancias aparentemente imposibles? Escribe sobre esa experiencia y cómo fortaleció tu fe.

  2. Ejercicio de Aplicación Práctica: Escribe un devocional que extraiga lecciones prácticas de la historia de Abraham y Sara. ¿Cómo podemos aplicar los principios de su fe en nuestras propias vidas hoy en día? Ofrece consejos y sugerencias para cultivar una fe fuerte y perseverante.

  3. Ejercicio de Oración: Escribe una oración basada en la historia de Abraham y Sara, reconociendo la fidelidad de Dios y pidiendo su ayuda para confiar en sus promesas incluso en medio de las pruebas. Invita a los lectores a unirse en esta oración y a depositar su confianza en Dios.

  4. Ejercicio de Gratitud: Escribe una carta de agradecimiento a Dios modelada en la actitud de gratitud de Abraham y Sara después de recibir a Isaac. Expresa tu agradecimiento por las bendiciones que has recibido y por su fidelidad a lo largo de tu vida.


 

En conclusión, la historia de Abraham y Sara nos ofrece un poderoso recordatorio de la importancia de la fe en nuestras vidas. A pesar de enfrentar circunstancias aparentemente imposibles, Abraham y Sara confiaron en la promesa de Dios y vieron cómo Él obraba milagros en sus vidas. Su ejemplo nos desafía a creer en la fidelidad de Dios incluso cuando todo parece oscuro y sin esperanza.


Hoy, al reflexionar sobre esta historia, somos llamados a cultivar una fe inquebrantable en Dios. A menudo, enfrentamos pruebas y desafíos que ponen a prueba nuestra fe, pero podemos mirar a Abraham y Sara como ejemplos de perseverancia y confianza en Dios. No importa cuán grande sea el obstáculo, podemos confiar en que Dios cumplirá sus promesas en el momento adecuado y de la manera perfecta.


Por lo tanto, te invito a hacer un compromiso hoy. Comprométete a confiar en la fidelidad de Dios en medio de tus desafíos. Decide creer en sus promesas y a actuar con fe, sabiendo que Él es capaz de hacer mucho más de lo que podemos imaginar. Que la historia de Abraham y Sara sea un recordatorio constante de que, con Dios, nada es imposible.


Que nuestra fe sea como la de Abraham y Sara, firme y segura en la promesa de Dios. Que podamos vivir cada día confiando en su fidelidad y viendo cómo Él obra milagros en nuestras vidas.


 

¡Por supuesto! Si te ha sido útil este contenido, te invito a compartirlo con quienes creas que también podrían beneficiarse de él. Comenta tus pensamientos y reflexiones al respecto, y no olvides darle "Me gusta" si te ha gustado. Tu apoyo ayuda a que podamos seguir creciendo juntos. ¡Gracias por ser parte de esta comunidad!


Tu consejero espiritual Sergio Andres

329 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글 2개


익명 회원
5월 06일

Gracias Sergio Andrés por hermosa reflexión, necesito un milagro en mis huesos de mis piernas Señor Jesús 🙏 amén amén gracias 🙏🫂♥️

좋아요

익명 회원
5월 06일

Amen 🙏, Dios te bendiga Sergio Andres

좋아요
bottom of page