top of page

Tengo un Rey


Jesus como rey, seguro de si mismo
Acepta a Jesus como tu rey y salvador

En la página Consejero Espiritual, nos preparamos para iniciar un poderoso devocional para el día 02 de agosto con un título que resuena en lo más profundo del corazón: "Tengo un Rey".


Permíteme transportarte a un lugar de reflexión y adoración mientras exploramos la majestuosidad y el amor infinito de nuestro amado Jesús. En este devocional, descubriremos cómo es que, al reconocer y entregar nuestras vidas a este Rey supremo, encontramos la paz, la fortaleza y el propósito que tanto anhelamos.


En este nuevo mes de agosto, nos encontramos ante una oportunidad única para avanzar en nuestro caminar espiritual y alcanzar nuestras metas. Sin embargo, no podemos dar un solo paso sin reconocer lo más importante: Que tenemos un Rey. Él es el cimiento sobre el cual construimos nuestra vida y la fuente inagotable de amor y sabiduría que necesitamos para enfrentar cada día.


Así como el sol ilumina este mes con su esplendor, permitamos que la luz de nuestro Rey ilumine cada rincón de nuestro ser. Al reconocer su majestuosidad y entregar nuestras vidas a Su dirección, encontramos la verdadera paz y seguridad que anhelamos.


Entonces, mientras avanzamos en este mes de oportunidades, recordemos siempre que no podemos hacerlo solos. Nuestro Rey está a nuestro lado, dispuesto a caminar con nosotros y a llevarnos hacia nuestra plenitud y propósito.


Que agosto sea un mes donde nos entreguemos completamente a nuestro Rey, confiando en que Él tiene un plan perfecto para nuestras vidas. Que cada día esté marcado por nuestra dependencia de Su amor y gracia, y que Su presencia nos llene de gozo y esperanza.


Que podamos avanzar en este nuevo mes con la certeza de que, con Jesús, nuestro Rey, nada nos detendrá y seremos más que vencedores en cada desafío que enfrentemos.


 

"Jesús es Rey"



Jesus reina
Jesus Reina

"Jesús es Rey" Evoca una poderosa verdad que ha sido proclamada a lo largo de los siglos por los creyentes en todo el mundo. En este devocional, exploraremos cómo Jesús cumple las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento y cómo su vida, muerte y resurrección nos revelan su soberanía como Rey.

Desarrollo:

  1. Profecías mesiánicas en el Antiguo Testamento: Desde el comienzo de la historia humana, Dios anunció su plan de enviar un Mesías que gobernaría con justicia y amor. Podemos encontrar numerosas profecías en el Antiguo Testamento que revelan detalles sobre este futuro Rey. Desde el linaje de David (Isaías 11:1), su nacimiento virginal (Isaías 7:14), hasta su humillación y exaltación (Isaías 53), todas estas profecías señalan a Jesús como el Rey prometido.

  2. Cumplimiento en la vida de Jesús: A lo largo de los evangelios, encontramos cómo la vida de Jesús se alinea perfectamente con las profecías mesiánicas. Su nacimiento en Belén (Mateo 2:1-6), su ministerio para sanar a los enfermos y liberar a los oprimidos (Isaías 61:1-2), y su entrada triunfal en Jerusalén (Zacarías 9:9) son solo algunos ejemplos de cómo Jesús es el Rey esperado.

  3. La cruz y la resurrección: La coronación de Jesús como Rey La culminación del plan divino se encuentra en la cruz y la resurrección. Aparentemente, la crucifixión podría haber sido vista como un fracaso, pero en realidad, fue el momento de coronación de Jesús como Rey. A través de su muerte sacrificial, Jesús pagó el precio por nuestros pecados y reconcilió a la humanidad con Dios. Su resurrección victoriosa mostró su poder sobre el pecado y la muerte, proclamándolo como el Rey de reyes y Señor de señores (Apocalipsis 19:16).

Conclusión: Jesús es Rey porque su vida y su obra cumplen cabalmente las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento. A través de su sacrificio y resurrección, nos ofrece la oportunidad de tener una relación restaurada con Dios y ser partícipes de su reino eterno. Al reconocer a Jesús como nuestro Rey, entregamos nuestras vidas a su autoridad y experimentamos el gozo y la paz que proviene de vivir bajo su reinado. Que podamos celebrar y proclamar con alegría que "Jesús es Rey" en cada aspecto de nuestras vidas.


 

¿Donde dice la Biblia que Jesús es el Rey de Reyes?

La Biblia hace referencia a Jesús como el "Rey de Reyes" en varias ocasiones, especialmente en el libro de Apocalipsis. Una de las referencias más claras se encuentra en Apocalipsis 17:14, que dice: "Pelearán contra el Cordero, pero el Cordero los vencerá porque es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con él son llamados, elegidos y fieles".

Esta declaración resalta la supremacía y autoridad de Jesucristo como el Rey sobre todos los reyes terrenales y señores de este mundo. Es una afirmación de Su soberanía y poder sobre todas las cosas.

Además, en Apocalipsis 19:16, se repite esta afirmación: "En su manto y en su muslo tiene un nombre escrito: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES". Aquí se destaca nuevamente que Jesús es el Rey por excelencia, con un dominio y poder que trascienden cualquier autoridad terrenal.

La declaración de Jesús como el Rey de Reyes también se encuentra en otras partes de la Biblia, como en 1 Timoteo 6:15, donde se dice que Dios es el "Rey de reyes y Señor de señores". Esta frase se aplica tanto a Dios Padre como a Jesucristo, enfatizando su divinidad y soberanía.

En resumen, la Biblia presenta a Jesucristo como el Rey de Reyes para mostrar Su supremacía, poder y autoridad sobre todo lo creado. Es un título que destaca Su posición como el gobernante soberano, no solo sobre los reyes terrenales, sino sobre toda la creación y el universo. Es una expresión de adoración y reconocimiento de que Él es el Señor de nuestra vida y el gobernante sobre todo lo que existe


 

Oremos


Querido Dios,


En este día, quiero elevar una plegaria especial en honor al reinado de Jesucristo en mi corazón. Reconozco que Tú eres el único digno de ocupar el trono de mi vida y que Jesús es el Rey supremo que gobierna con amor y justicia.


Te agradezco, Señor, por la oportunidad de tener a Jesús como mi Señor y Salvador. Gracias por Su sacrificio en la cruz que me ha permitido recibir el perdón de mis pecados y ser reconciliado contigo. Gracias por llenar mi vida con esperanza y paz en medio de las pruebas y dificultades.


Hoy me rindo ante el reinado de Jesucristo en mi corazón. Te pido, Padre, que Su amor y verdad guíen cada uno de mis pensamientos, palabras y acciones. Que cada área de mi vida esté sometida a Su soberanía, y que Su Espíritu Santo me capacite para vivir conforme a Su voluntad.


Ayúdame, Señor, a vivir en obediencia a las enseñanzas de Jesús. Que mi vida sea un reflejo de Su amor, compasión y misericordia hacia los demás. Que pueda extender una mano amiga a aquellos que necesitan consuelo y esperanza, mostrando el poder transformador del reinado de Cristo.


Que en este nuevo mes y en cada día de mi vida, pueda experimentar la plenitud de vivir bajo el gobierno de Jesucristo. Permíteme ser luz en un mundo lleno de oscuridad, y que mi testimonio pueda llevar a otros a conocer y rendirse ante el amor redentor de Cristo.


Gracias, Señor, por el regalo inigualable de tener a Jesús como mi Rey. Que mi corazón siempre le pertenezca y que mi vida esté consagrada a glorificar Su nombre.


En el poderoso nombre de Jesús, Amén

.

 


Queridos,


En este devocional hemos reflexionado sobre la figura de Jesús como el "Rey de Reyes", aquel que tiene el poder y la autoridad sobre todo lo creado. Su amor incondicional y Su mensaje de esperanza nos recuerdan que no estamos solos en este camino de la vida.


Hoy quiero hacerte un llamado especial. Si aún no has aceptado a Jesús como tu Rey y Señor, te invito a abrir tu corazón a Él. Él ofrece perdón, gracia y una relación transformadora que te llena de paz y propósito.


Permite que Jesús entre en tu vida como el Rey que gobierna con amor y sabiduría, y como el Salvador que te redime y restaura. Que Su presencia transforme cada aspecto de tu vida y te brinde una esperanza inquebrantable en medio de cualquier circunstancia.


Si deseas dar ese paso y aceptar a Jesús como tu Rey y Señor, te animo a hacer una oración sencilla, desde el corazón, invitándolo a tomar el control de tu vida y guiándote en Su amor.

Hagamos esta oración juntos:


Querido Jesús, hoy te abro las puertas de mi corazón y te invito a ser mi Rey y Señor. Reconozco que eres el Hijo de Dios y que tu sacrificio en la cruz me ofrece perdón y vida eterna. Te entrego todas mis preocupaciones y cargas, y te pido que guíes cada paso de mi vida. Gracias por tu amor incondicional y por ofrecerme una nueva esperanza. Amén.


Que este nuevo mes sea una oportunidad para conocer más a Jesús como el Rey de Reyes y experimentar Su amor y gracia en abundancia. Te deseo un tiempo lleno de bendiciones y crecimiento espiritual.


Con cariño y esperanza,

Sergio Andres tu Consejero Espiritual


Si aun no te has suscrito a mi canal en Youtube te invito a hacerlo en este momento:



 


544 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page