top of page

Descubriendo el poder de pasar tiempo con Dios

Oración y reflexión para hoy 11 de Julio

Jesus camina de espaldas, solitario
Si caminas con Dios siempre iras en la dirección correcta


¡Hola a todos los lectores! Hoy me complace comenzar este devocional titulado "Tiempo con Dios", donde exploraremos la importancia de dedicar momentos de calidad a nuestra conexión espiritual. Como consejero espiritual, he tenido el privilegio de acompañar a muchas personas en su camino hacia una relación más profunda con lo divino. A lo largo de mi experiencia, he sido testigo de los poderosos efectos que puede tener pasar tiempo con Dios en nuestras vidas.

En mi propia travesía espiritual, he experimentado de primera mano los beneficios de cultivar este hábito. Hubo un momento en mi vida en el que me encontraba abrumado por el estrés y la incertidumbre. Sin embargo, al hacer del tiempo con Dios una prioridad en mi rutina diaria, descubrí un sentido renovado de paz interior y claridad. A través de la oración, la meditación y la reflexión, encontré consuelo en los momentos más desafiantes y dirección en los momentos de confusión. Hace unos años, estaba completamente desconectado de mi espiritualidad. La vida era un caos, y me sentía perdido y vacío. Pero un día, me encontré con una experiencia que cambió todo.


Hubo un momento crucial en mi vida cuando personas cruzaron mi camino, dejando una huella imborrable. Me encontraba en un punto de inflexión, buscando respuestas y un propósito más profundo. Fue entonces cuando estas personas especiales, con sus miradas llenas de bondad y compasión, me extendieron una cordial invitación a seguir a Dios.


Recuerdo claramente el día en que pisé por primera vez aquella iglesia. Fue como si el amor fluyera en el aire y llenara cada rincón del lugar. Sentí una conexión instantánea, un amor a primera vista, pero no hacia una persona en particular, sino hacia Jesús. Cada meditación, cada predicación, cada mención de Su nombre, resonaba en lo más profundo de mi ser. Me enamoré de Jesús y sentí una intensa necesidad de conocer más sobre ese hombre del que todos hablaban con tanta devoción.


A partir de ese momento, decidí conocer mas de la verdad, alguien decidido a explorar y descubrir todo lo que pudiera acerca de Jesús. Me adentré en Su vida, en Sus enseñanzas, en Su ejemplo de amor y compasión. Cada paso en ese viaje de descubrimiento me acercó más a la verdad y me ayudó a encontrar un sentido más profundo en mi existencia.


Hoy en día, puedo afirmar con convicción que esa invitación y mi búsqueda incansable han transformado por completo mi vida. He experimentado la verdad de Jesús en situaciones desafiantes y momentos de gozo. Ha sido a través de esa relación que he encontrado fortaleza, consuelo y dirección en los momentos más difíciles. Seguir a Jesús ha sido el faro que ha iluminado mi camino y me ha llevado hacia una vida plena y significativa.


Después de años de práctica, puedo decirte que esto ha transformado completamente mi vida. He aprendido que al pasar tiempo con Dios, se despejan las nubes de la confusión y la ansiedad. He descubierto una fuente de sabiduría y consuelo que siempre está disponible para mí. Y ahora, quiero compartir contigo consejos útiles para que tú también puedas experimentar esta conexión profunda.


Así que aquí estoy, con el corazón lleno de gratitud y la firme convicción de que cada persona tiene la capacidad de descubrir la verdad y experimentar el amor de Jesús de una manera única y personal. Como buscador de la verdad, te animo a embarcarte en tu propio viaje, a abrirte a la posibilidad de un encuentro transformador con Jesús. ¡Que la búsqueda de la verdad te lleve a una vida llena de propósito y significado!

Al compartir mi historia personal, espero inspirar y motivar a aquellos que buscan fortalecer su relación con lo divino.


Quiero enfocarme en los errores comunes que podemos evitar al aplicar consejos útiles para aprovechar al máximo nuestro tiempo con Dios. Todos enfrentamos obstáculos en el camino espiritual, ya sea la falta de disciplina, distracciones cotidianas o simplemente la sensación de que no tenemos tiempo suficiente.


A través de este devocional, Te proporcionaré consejos prácticos y estrategias efectivas para establecer una conexión transformadora con lo divino. Estoy emocionado de embarcarnos en esta jornada juntos y de compartir conocimientos y experiencias que nos ayuden a crecer en nuestra vida espiritual. ¡Comencemos este viaje hacia un tiempo significativo con Dios! Prepárate para un viaje increíble mientras exploramos juntos la importancia de pasar tiempo con Dios. ¡Prepárate para una experiencia que cambiará tu vida! ¡Vamos a ello!

 

Lectura Biblica


  1. Salmos 46:10 - "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra". Este versículo nos invita a encontrar momentos de quietud y conexión con Dios, reconociendo Su soberanía.

  2. Marcos 1:35 - "Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba". Jesús mismo nos da el ejemplo de apartarse a un lugar tranquilo para pasar tiempo en oración con Dios.

  3. Salmos 119:105 - "Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino". Este verso nos recuerda que pasar tiempo con Dios implica sumergirse en Su Palabra, dejándola guiar nuestros pasos.

  4. Juan 15:5 - "Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer". Este versículo enfatiza la importancia de mantener una conexión constante con Dios para poder dar frutos significativos en nuestra vida.

Un ejemplo de alguien que caminó con Dios en la Biblia es Enoc. Génesis 5:24 nos dice: "Y caminó Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios". Enoc tuvo una relación tan cercana con Dios que fue llevado por Él sin pasar por la muerte física. Su vida de comunión con Dios fue un testimonio poderoso de la intimidad y el vínculo que se puede tener al caminar en una relación cercana con lo divino.

Estos versículos y el ejemplo de Enoc nos inspiran a buscar momentos de comunión y dedicar tiempo a cultivar una relación profunda con Dios. Que nos sirvan de guía y motivación en nuestro propio viaje espiritual.

 

Historia de Enoc


Enoc es un personaje bíblico fascinante que nos muestra el poder de caminar en íntima comunión con Dios. Génesis 5:24 nos dice que Enoc "caminó con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios". Su vida nos revela un ejemplo inspirador de cómo podemos mantener una relación cercana con Dios en nuestra vida cotidiana.

El secreto de Enoc radica en su compromiso constante de buscar a Dios y caminar en obediencia. Mantuvo una comunión constante con lo divino, desarrollando una relación profunda a lo largo de su vida. Aunque la Biblia no nos brinda muchos detalles específicos sobre cómo Enoc mantuvo esta cercanía con Dios en su vida diaria, podemos inferir algunos principios clave que podemos aplicar en nuestra propia experiencia espiritual:

  1. Consagración personal: Enoc se apartó del mundo y se entregó completamente a Dios. Del mismo modo, podemos apartar tiempo y espacio en nuestras vidas para estar en la presencia de Dios, dedicando momentos de oración, estudio de la Biblia y adoración.

  2. Objetivo de agradar a Dios: La Escritura nos dice que Enoc "agradó a Dios" (Hebreos 11:5). Mantuvo un corazón enfocado en agradar a Dios en todas las áreas de su vida. Podemos imitar esto al vivir en obediencia a los mandamientos y principios de Dios, buscando siempre Su voluntad en todo lo que hacemos.

  3. Comunión constante: Enoc caminó con Dios en una relación de cercanía constante. Esto implica estar conscientes de la presencia de Dios en cada momento, llevando una vida de oración continua y manteniendo una actitud de dependencia y confianza en Él.

  4. Integridad moral: La Biblia nos dice que Enoc "caminó" con Dios (Génesis 5:22), lo que implica una vida de rectitud y santidad. Podemos seguir este ejemplo buscando vivir de acuerdo con los valores y principios de Dios, evitando el pecado y buscando la pureza en nuestros pensamientos, palabras y acciones.

En resumen, podemos caminar con Dios hoy en día al comprometernos a buscarlo, consagrarnos a Él, vivir en obediencia, cultivar una relación de comunión constante y mantener una vida de integridad moral. Al hacerlo, podemos experimentar una relación transformadora y cercana con lo divino en nuestra vida cotidiana.

 

Un día en la vida de Enoc Perdoname pero no puedo continuar sin antes resolver la pregunta que retumba una y otra vez en mi mente... como pudo haber sido un dia en la vida de Enoc? 🤔 Imaginemos un día en la vida de Enoc, basado en los principios que aprendemos de su relación con Dios:

Enoc se despierta temprano, aún antes de que los primeros rayos de sol iluminen la tierra. Con una mente enfocada en Dios, se inclina en oración, agradeciéndole por un nuevo día y buscando su dirección. Luego, se sumerge en el estudio de las Escrituras, buscando la sabiduría divina y meditando en los caminos de Dios.

Después de este tiempo dedicado a la comunión con Dios, Enoc se prepara para enfrentar las tareas y responsabilidades del día. A medida que interactúa con su familia y aquellos que le rodean, su corazón refleja el amor y la compasión de Dios. Busca oportunidades para servir y compartir la verdad de Dios con aquellos que lo rodean.

A medida que el sol se alza en el cielo, Enoc aprovecha los momentos de quietud para caminar en comunión con Dios. Mientras pasea por los campos o sube a una colina, se deleita en la belleza de la creación de Dios y se maravilla de su grandeza. En medio de la naturaleza, siente la presencia cercana de Dios y le ofrece palabras de alabanza y adoración. A lo largo del día, Enoc es un faro de integridad y rectitud.


Sus palabras y acciones reflejan el carácter de Dios, mostrando amor, gracia y compasión hacia los demás. En cada interacción, procura ser un instrumento de la paz y la reconciliación, llevando esperanza y consuelo a aquellos que están en necesidad.


En medio de sus ocupaciones diarias, Enoc busca oportunidades para servir y ayudar a los necesitados. Se acerca a los desamparados, los enfermos y los afligidos, llevando consuelo, esperanza y sanidad a través del amor de Dios. En cada encuentro, se convierte en un canal de bendición y una manifestación tangible del amor de Dios en la tierra.

Antes de que caiga la noche, Enoc se retira a un lugar tranquilo para un tiempo prolongado de oración y adoración. Allí, en la intimidad de su comunión con Dios, encuentra renovación, guía y fortaleza para enfrentar los desafíos que le esperan.

Al final del día, Enoc se acuesta con el corazón lleno de gratitud y confianza en Dios. Ha experimentado la cercanía y el amor del Creador en cada momento y espera ansiosamente el amanecer de un nuevo día para continuar caminando en íntima comunión con Dios.

Si bien no conocemos los detalles exactos de la vida diaria de Enoc, podemos imaginar que su día estaría impregnado de un sentido profundo de conexión con Dios, una vida de devoción y entrega constante a su voluntad. Siguiendo su ejemplo, podemos buscar momentos de comunión, servir a los demás y reflejar el amor y la gracia de Dios en cada aspecto de nuestra vida cotidiana.


 

Aplica

Para aplicar los principios aprendidos de la vida de Enoc en nuestra propia vida, aquí hay algunas sugerencias prácticas:

  1. Establece un tiempo diario de comunión con Dios: Dedica un tiempo específico cada día para orar, meditar en las Escrituras y adorar a Dios. Busca un lugar tranquilo donde puedas estar a solas con Él y desarrollar una relación íntima.

  2. Vive con propósito divino: En cada actividad y encuentro diario, pregúntate cómo puedes glorificar a Dios y mostrar Su amor a los demás. Busca oportunidades para servir, practicar la compasión y compartir las verdades de la fe con quienes te rodean.

  3. Contempla la creación y la grandeza de Dios: Aprovecha momentos para apreciar la belleza de la naturaleza y reconocer el poder y la majestuosidad de Dios en todo lo que te rodea. Esto te ayudará a conectarte con lo divino y a cultivar una actitud de gratitud y asombro.

  4. Busca ocasiones de servicio y ayuda: Estate atento a las necesidades de las personas que te rodean y busca maneras prácticas de ayudar y ser una bendición en sus vidas. Brinda consuelo, apoyo y compasión a quienes lo necesiten, siendo un reflejo tangible del amor de Dios.

  5. Busca dirección y fortaleza en la presencia de Dios: No solo dediques tiempo a buscar a Dios, sino también a escuchar Su voz y recibir Su dirección. Permítele guiar tus decisiones y acciones diarias, y confía en Su fortaleza y provisión para enfrentar los desafíos que puedas encontrar.

  6. Cultiva una actitud de gratitud y paz: Lleva contigo una actitud de gratitud por la vida y las bendiciones que has recibido. Aprende a confiar en la soberanía de Dios y en Su cuidado constante. Permite que la paz de Dios llene tu corazón y te guíe en todas las circunstancias.

Recuerda que cada persona tiene un camino único y personal con Dios. Lo importante es establecer una relación profunda y constante con Él, buscando seguir Sus caminos y reflejar Su amor en todo lo que hacemos. ¡Que la vida de Enoc sea una inspiración para vivir en íntima comunión con Dios!

 

Reflexiona:


En la agitada vorágine de nuestras vidas cotidianas, a menudo nos encontramos envueltos en una maraña de responsabilidades, distracciones y preocupaciones que nos alejan de lo esencial. En medio de este bullicio, es fácil olvidar la importancia de reservar un tiempo para conectarnos con lo divino, con esa energía sagrada que nos rodea y nos guía. Esta noche, te invito a dedicar unos momentos para reflexionar sobre cómo pasar tiempo con Dios y experimentar la plenitud de su presencia en tu vida.


En primer lugar, es fundamental encontrar un espacio tranquilo y silencioso donde puedas alejarte del ruido externo y enfocarte en tu interior. Apaga los dispositivos electrónicos, deja a un lado las distracciones y permítete estar presente en el momento presente.


Una vez que hayas creado este entorno propicio, comienza por respirar profundamente, inhalando lentamente y exhalando con suavidad. Siente cómo tu cuerpo se relaja con cada respiración, liberando tensiones y preocupaciones. Permite que tu mente se despeje y se abra a la presencia divina.


Ahora, reflexiona sobre las bendiciones y los regalos que has recibido en tu vida. Piensa en las personas que te aman, en las experiencias que te han fortalecido y en los momentos de alegría y aprendizaje. Reconoce que cada uno de estos aspectos positivos es un reflejo del amor y la bondad de Dios.


A medida que te sumerges en esta reflexión, es posible que surjan también desafíos y dificultades que has enfrentado. No los ignores, sino acéptalos como oportunidades para crecer y aprender. Confía en que Dios está presente en medio de tus luchas, sosteniéndote y brindándote fuerza para superar los obstáculos.


Ahora, en este momento de calma y serenidad, ofrece una plegaria desde el fondo de tu corazón. Puedes expresar tus agradecimientos por las bendiciones recibidas, pedir orientación en situaciones difíciles o simplemente compartir tus pensamientos y emociones con Dios. No hay una forma correcta o incorrecta de orar, simplemente habla con sinceridad y autenticidad.


Finalmente, permanece en silencio durante unos minutos, permitiendo que la energía divina llene tu ser. Abre tu corazón y tu mente para recibir cualquier mensaje o intuición que pueda surgir. Confía en que Dios está siempre presente, escuchando y respondiendo a tus necesidades.


Que en este día de reflexión y oración sea un recordatorio de la importancia de dedicar tiempo para conectar con lo divino. Que encuentres consuelo, fortaleza y guía en la presencia de Dios en tu vida. Que cada momento de comunión contigo mismo y con lo sagrado te lleve a una mayor paz interior y a una relación más profunda con lo divino.


 

Oremos


Amado Dios,


Te pido humildemente que me ayudes a separar tiempo de calidad para estar contigo. En medio de las demandas del trabajo y la rutina diaria, reconozco que las distracciones pueden interponerse en mi búsqueda de una conexión profunda contigo. Pero sé que Tú eres más grande que cualquier distracción y que anhelas pasar tiempo conmigo.


Dame la disciplina y la sabiduría para priorizarte en mi vida. Ayúdame a establecer momentos específicos en mi día para buscar tu presencia y sumergirme en la comunión contigo. Capacítame para discernir entre lo urgente y lo importante, para que pueda apartar tiempo para nutrir mi relación contigo sin sentirme abrumado por las tareas y responsabilidades.


Señor, te ruego que me des enfoque y determinación para superar las distracciones que puedan surgir. Que mi mente esté centrada en ti y mi corazón anhelante de tu presencia. Concédeme la capacidad de apartarme de las preocupaciones mundanas y entregarme plenamente a la comunión contigo.


Permíteme experimentar tu paz y descanso en medio de las exigencias del día. Que mi tiempo contigo sea un oasis de renovación y fortaleza, donde encuentre consuelo y dirección. Ayúdame a recordar que eres mi refugio y mi guía en todo momento.

Te entrego mi agenda y mis responsabilidades, sabiendo que mi verdadera prioridad es estar contigo. Que mi vida refleje una devoción auténtica hacia ti y que mi tiempo contigo sea la base sobre la cual construyo mi día confiando en que escuchas mi oración y me guiarás en el camino de pasar tiempo de calidad contigo.


Que cada paso que dé sea un acto de adoración y cada palabra que pronuncie sea un canto de alabanza hacia Ti.


En el nombre de Jesús, mi Salvador y Señor, oro estas palabras desde lo más profundo de mi ser. Amén.

 

Queridos/as,


Ha sido un honor acompañarlos en este devocional sobre "Tiempo con Dios". Agradezco profundamente su compañía y su dedicación para explorar juntos la importancia de cultivar una relación íntima con nuestro Creador.


Quiero recordarles que su participación y compartición son valiosas. Los invito a que compartan este devocional con aquellos que podrían beneficiarse de su mensaje inspirador. Juntos, podemos extender la bendición y el conocimiento de la importancia de pasar tiempo con Dios.


No se pierdan el tema de mañana, que promete ser igualmente enriquecedor y lleno de bendiciones. Espero encontrarnos nuevamente y seguir creciendo espiritualmente juntos.


Que la paz de Dios les acompañe en cada paso de su jornada. ¡Gracias por ser parte de este devocional y por compartir su tiempo conmigo!


Bendiciones abundantes,

[Sergio Andres] tu Consejero espiritual


 

824 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 comentario


Miembro desconocido
11 jul 2023

Amén. Gloria y honra a Dios. Todo lo puedo en Cristo que me Fortalece.

Me gusta
bottom of page